Cáncer
Jueves, 11 de Febrero de 2010 15:22

Introducción

El aumento de la incidencia de  cáncer en los últimos  cuarenta años representa una verdadera epidemia. Una de cada tres personas tendrá esta enfermedad en algún momento de su vida y más de una cuarta parte morirá por esta causa.  Cada día más de 1.000 personas mueren de cáncer en los Estados Unidos – siendo la enfermedad de mayor crecimiento en todas las naciones industrializadas. En ese país, de  1950 a 1990, la incidencia de cáncer, ajustada por edades ha aumentado en un 44%; el cáncer de mama y de colon en un 60%; de próstata en un 100%; los melanomas y linfomas en un  150%; el cáncer testicular de los hombres entre 28 y 35 años en un 300%; los canceres en los niños en un 20%. Estas cifras fueron citadas por Dr. Samuel Epstein en la Conferencia del Colegio Americano para el Avance de la Medicina en San Diego en 1994.
Los resultados  de los tratamientos oficiales no han mejorado en la gran mayoría de los casos. Para los sujetos blancos la tasa de sobrevida a cinco años en promedio es del 50%, para los negros del 38% y permanece igual desde 1950.
 
Los Inicios de la Epidemia
Desde la década de 1890 hasta la de 1940, la industria química se basaba solo en la destilación fraccional del carbón  y del alquitrán. A partir de los años 40 se desarrollaron nuevas tecnologías de síntesis química como la ruptura térmica y catalítica de los compuestos del petróleo y la recombinación de éstos para crear cualquier molécula que se deseara dando lugar a la era de la petroquímica. 
Esta tecnología  creció de forma exponencial pero produjo una amplia variedad de sustancias tóxicas y carcinogénicas  que nunca fueron sometidas a estudios. Hoy se han identificado unos 600 de estos productos que se han demostrado capaces de producir  cáncer, pero por conflictos de poder no han sido retirados de los mercados. La Sociedad Americana de Cáncer y el Instituto Nacional de Cáncer, en sus publicaciones y comunicaciones a los medios sólo implican al tabaco como la única causa del incremento del cáncer minimizando siempre el valor de las quejas que continuamente aparecen sobre nuevas sustancias riesgosas.
Existen muchas observaciones sobre la naturaleza del cáncer, muchas de ellas aisladas y otras contradictorias, pero el horizonte final parece un laberinto de muchas entradas que ha perdido el interés que antes despertaba. Para la medicina oficial, la causa permanece oscura aunque la mayoría de los estudios invocan agentes causantes tóxicos como las anilinas, el asbesto, los derivados del alquitrán,  las nitrosaminas, los metales pesados, etc.  Otros investigadores han señalado la importancia de ciertas infecciones por virus como el Rous o el herpes 8,  o de agentes físicos como las radiaciones ultravioletas o los campos electromagnéticos.
 La Industria del Cáncer vs. la Ciencia Médica
Históricamente  ha habido un abismo entre las investigaciones llevadas a cabo para entender el problema del cáncer y la oficialidad que controla la educación médica y rige los tratamientos que hoy se aplican.
Los iniciadores de la Sociedad Americana de Cáncer, ACS,  no fueron médicos, ni investigadores, ni personas decididas a trabajar por encontrar soluciones a este problema. Fueron los dueños e inversionistas de las multinacionales de los productos oncológicos. De ahí que desde sus inicios, la oncología ha estado más motivada por razones económicas que médicas, por eso su empeño en limitarse a usar fármacos para destruir el tumor a pesar de los pobres resultados durante tantos años. De ahí también su necesidad de suprimir numerosos testimonios exitosos de otros investigadores que siguieron otros modelos de trabajo como Rife, Naessens,  Hamer  y Gerson.
Katy Schiel ha documentado esta situación en su articulo “The War on Cancer is a Fraud” La guerra al cáncer  es un fraude.
“La Sociedad Americana de Cáncer, ACS,  es la más grande organización de caridad no religiosa. Sus reservas suman más de un billón de dólares. Los gastos diarios de esta sociedad ascienden a  un millón de dólares. Solo el 16% de su presupuesto va directamente a programas asistenciales a pacientes de cáncer, el resto se dedica a gastos fijos burocráticos y costosas investigaciones de drogas. Su Consejo de Directores es una mezcla de personas con intereses totalmente ajenos al problema del cáncer: muchos de ellos al dejar esta sociedad han sido nombrados altos ejecutivos de industrias farmacéuticas y de alimentos procesados “
La oncología al actuar ignorando todos estos estudios parece dar a entender que en medio del desconocimiento tan amplio que atravesamos no busca ninguna respuesta ni necesita comprender  nada, solo defiende un territorio comercial.
“Tratar al enfermo agonizante es un gran negocio.  El promedio de lo que gasta ciudadano americano al ser diagnosticado de cáncer intentando salvar su vida es superior  a $25 000 dólares. Tristemente, estas personas no obtienen mucho de su dinero. Las pretensiones de los progresos en la lucha contra el cáncer son falsas. Las estadísticas oficiales incluyen muchas personas con enfermedades benignas; los pacientes en remisión  por mas 5 años son declarados 'curados'. Muchos de los pacientes 'curados' mueren por el tratamiento o por el cáncer después de los 5 años.”
“Esta persecución  altamente crítica  de la sociedad americana de cáncer contra los médicos que siguen otros modelos contrasta de forma sorprendente con su  extravagante tolerancia y  respaldo a la quimioterapia convencional. Esto a pesar de la ausencia de toda evidencia objetiva en la mejora de tasa de sobrevida o reducción de la mortalidad debida a l quimioterapia. Los benefactores de la ACS venden  billones de dólares en quimioterapia cada año”.

La ACS ataca los tratamientos naturales no patentables y económicos en un esfuerzo por proteger las compañías farmacéuticas de la competencia.
La medicina farmacológica es muy lucrativa, la prevención por otra parte no beneficia a nadie excepto al paciente.
La Teoría unificada del Cáncer
El doctor David Gregg de Moraga California ha desarrollado una teoría unificada del cáncer que integra las observaciones de numerosos estudios en una hipótesis  sencilla  y coherente y con un manejo práctico basado en cambios dieta y suplementos económicos.
  El daño bioquímico básico
 En la década de 1920   el doctor Otto Warburg descubrió que el metabolismo del las células cancerosas era  anaeróbico, por este trabajo recibió el premio Nobel de medicina de 1931 y el de 1945. Warburg creía que la deprivación de oxígeno era la causa primaria del cáncer.  En uno de sus experimentos, colocó células humanas  en cajas de Petri en un ambiente con bajo contenido de oxigeno, ver la Figura 2, las células sobrevivieron pero se tornaron cancerosas.
 Cuando el bloqueo de la respiración celular es total como ocurre al administrar cianuro, se produce la muerte pero en los casos en que la inhabilitación aeróbica es alrededor del  40%,  cifra considerada el umbral metabólico,  el resultado es la degeneración cancerosa.
 Cualquier proceso que bloqueara el metabolismo aeróbico alcanzando este umbral,  daba lugar a un cáncer.
La lesión bloqueadora inicial  es un daño genético  que afecta siempre las etapas aeróbicas de la producción de energía, es decir, ciclo de Krebs o la cadena respiratoria.
Todos los canceres empiezan por  un daño genético  pero no todos los daños genéticos producen cáncer. Se requiere que haya un daño que afecte específicamente el ciclo de Krebs o la cadena respiratoria.
El doctor Warburg señaló que el término cancerígeno era una palabra vacía que en realidad no expresaba nada. La clave de la acción cancerígena estaba en la capacidad de inhabilitar el metabolismo aeróbico en la zona del umbral.
Según  esta teoría  las células corporales que no usan oxigeno no desarrollarían  cáncer como efectivamente ocurre. Estas son los glóbulos rojos, la  córnea, el cristalino y ciertas regiones de la  retina. Estas células no tienen mitocondrias y dependen solo de la glicólisis.
 
La Causas Primaria y Secundaria
 
Las enfermedades tienen causas primarias y secundarias. Por ejemplo la leptospirosis tiene una causa primaria que es la leptospira, las causas secundarias pueden ser  las ratas u otros animales transmisores de este germen.
 
De igual manera, el cáncer puede ser adquirido por contacto con asbestos en una fábrica de tejas,  de nitrosaminas en una factoría de productos cárnicos, o por fumar tabaco. El asbesto, la sal de nitro o el tabaco  son algunas de las causas secundarias. La causa primaria siempre será la misma: un daño en una o varias etapas del metabolismo aeróbico que inhabilita a la célula para usar el oxigeno en la producción de energía. (Estas son etapas del ciclo de Krebs ver Figura 1, o de la cadena respiratoria en las mitocondrias.)
 
Diversas sustancias son cancerígenas pueden actuar en diferentes etapas de los ciclos aeróbicos. Cada etapa es susceptible a diferentes sustancias bloqueadoras. El resultado final será la inhabilitación de este metabolismo.
 
La Premisa Terapéutica Básica
La meta es la recuperación del metabolismo aeróbico de las células. Se  sabe que este es reversible sin tener que corregir el daño genético inicial.
Las etapas metabólicas requieren enzimas que aceleran la transformación de una sustancia en otra. Estas enzimas a su vez requieren la acción de cofactores llamados coenzimas que  generalmente son  vitaminas o minerales aportados por la dieta y  que en ocasiones están deficientes.
La premisa básica para activar una etapa metabólica que esté bloqueada es  identificar el cofactor o nutriente(s) de esta etapa  y su dosis necesaria para apoyar cada etapa del metabolismo aeróbico y darlos todos al tiempo. Esto puede requerir dar megadosis de algunos nutrientes durante  un tiempo. Esta ha sido una de las premisas básicas  que han hecho tan exitosa a la medicina Ortomolecular.
Como el metabolismo anaeróbico, no produce el bióxido de carbono necesario para desplazar el oxigeno de la hemoglobina, impide el suministro de oxígeno a las células. Sin  oxígeno,  no puede recuperarse el metabolismo aeróbico. De esta forma, la única manera de hacerlo es favorecer el suministro de oxígeno por un mecanismo diferente a la hemoglobina.
 
La Lucha Contra la Angiogénesis        
Para que un tumor o una metástasis puedan mantenerse y crecer, se requiere que obtenga aporte sanguíneo de nuevos vasos que se forman para  este fin. Este proceso se llama angiogénesis y es uno de los temas que ha cobrado más importancia en la oncología hoy debido a que su control  tiene una incidencia determinante en los resultados. 
El  primer estímulo para la angiogénesis es la deficiencia de oxigeno en las células lo que promueve la producción del factor de crecimiento endotelial vascular, FCEV,  sustancia clave en este proceso  y en el desarrollo del cáncer[1].  El transporte de oxígeno en los tejidos no sólo recupera el metabolismo aeróbico sino que tiene un poderoso efecto anti-angiogénesis  evitando el crecimiento del tumor.
Una vez la célula se vuelve cancerosa empezará a producir menos bióxido de carbono lo que refuerza la angiogénesis y el establecimiento del cáncer.

        Como actúan los oncogenes
El metabolismo anaeróbico puede ser inducido en una célula al bloquear cualquier etapa del metabolismo aeróbico.  Esto puede ocurrir más allá de la glicólisis, ver la figura 3, ya sea en el ciclo de Krebs o de la fosforilación oxidativa llamada también cadena respiratoria.  Las diferentes sustancias carcinógenas atacan una de estas etapas aeróbicas inhabilitando la célula para usar el oxigeno. Los oncogenes son genes dañados que tienen la información genética que codifica las enzimas de estas etapas y por esta razón son causantes de cáncer.
Una etapa metabólica puede dañarse por una agresión  química específica, o debido a que el gen que codifica la enzima propia de esta etapa está defectuoso.
Cada célula tiene dos grupos de genes. Uno en el núcleo heredado de ambos padres que es el que conocemos todos. La mitocondria tiene también  su propio conjunto de genes que se derivan solo de la madre. El oncogén que lesiona el ciclo de Krebs tiene su origen en la mitocondria. Los que dañan el transporte de  oxígeno se originan en el núcleo de la célula. Ver el artículo sobre Pleomorfismo.
Los activadores del metabolismo aeróbico
John Boik  en su libro "Cancer & Natural Medicine", señala que esta recuperación ha sido posible en  dieciséis formas de cáncer  cuando estas fueron humectadas en una solución de  DMSO.
El doctor Stanley Jacob,  la primera autoridad en el uso del DMSO & MSM, considera que la causa de este resultado es la capacidad de transporte de oxigeno que tiene el DMSO.  El complejo  D MARGIN: 5pt -3.15pt 5pt 18pt" class=MsoNormal> 
El Hexafosfato de Inositol
Hay numerosas publicaciones que indican que esta sustancia es de gran utilidad en el tratamiento de varias formas de cáncer. Se sabe existe en la sangre de las aves para facilitar la liberación de oxígeno de la hemoglobina. El tratamiento con esta vitamina compensaría la falta de bióxido de carbono en las células cancerosas y mejoraría la disponibilidad de oxígeno. (Hay algunas evidencias que actúa  como un transportador de oxígeno independiente de la hemoglobina.)
 
La Coenzima Q10 (CoQ10)
 El oxígeno debe ser transportado a la membrana interna de la mitocondria donde opera la cadena respiratoria. Para que esta estructura funcione es vital contar con la  CoQ10 como transportador de electrones. La falta de la coenzima Q10 o de la combinación vitamina B12 – ácido fólico inhabilitan la membrana interna de la mitocondria y la cadena respiratoria para usar el oxigeno y producir energía.
Un estudio hecho en Dinamarca[2] mostró la importancia de este nutriente. En él se cita:
 
"en un protocolo clínico, 32 pacientes con cáncer de mama de alto riesgo se trataron con antioxidantes, aceites omega, y 90 mg. de CoQ10.  Seis de las 32 pacientes mostraron regresión  parcial del tumor. En uno de esos  6 casos, la dosis de CoQ10 se aumentó a  390 mg. En un mes, el tumor ya no era palpable y en otro mes, la mamografía confirmó la ausencia de tumor. Animado, otro caso con un tumor de mama, después de cirugía no radical con tumor residual en el lecho tumoral se trató con 300 mg. de CoQ10. Después de 3 meses, la paciente estaba en excelente estado sin tumor residual."
 
La Vitamina B12 y el Acido Fólico
Se sabe que la combinación de vitamina B12 y de ácido  fólico  es indispensable en la producción de la molécula de heme, necesaria para producir hemoglobina. Una deficiencia de estos causa anemia. La combinación  mejora el  transporte de oxígeno en la sangre y este mecanismo sería útil como tratamiento del cáncer. Pero hay otro factor importante asociado. La  membrana interna de la mitocondria tiene una serie de moléculas  llamadas  citocromos  que son las partes activas de la cadena respiratoria. Estos citocromos son moléculas  heme que tienen una molécula de hierro. La producción de la molécula  de heme no solo es esencial en el transporte de oxígeno, sino también en el trabajo de la cadena respiratoria.
El doctor Gregg obtuvo numerosas publicaciones que indican que la disminución en la  absorción  de vitamina B12 o de ácido  fólico  está estrechamente asociada a un aumento del riesgo de adquirir  cáncer.
 
La Lisina  y la Arginina
Se sabe que la combinación de lisina y  vitamina C puede revertir la  arteriosclerosis. La Arginina es precursora del factor relajante del endotelio, u oxido nítrico, que dilata los vasos sanguíneos. Estas sustancias mejoran la circulación y son importantes pilares para combatir el cáncer.
 
La Vitamina C
 La Vitamina C tiene una forma oxidada y una reducida, que están en equilibrio dependiendo del potencial de oxidación del organismo. Cuando esta forma reducida  es llevada a los pulmones se cambia por la forma oxidada, tomando una molécula de oxigeno y cuando regresa a los tejidos libera este potencial de oxidación regresando a la forma reducida.
 La Vitamina B3  (Niacina y Nicotinamida)
 La niacina promueve también el transporte de oxígeno y de nutrientes al dilatar los vasos sanguíneos. Pero su papel crucial se debe a que es precursor del NADH, el cual es esencial en todas las etapas del ciclo de Krebs.
La niacina dilata los capilares y junto a la  vitamina B-12 que disminuye le tamaño de los glóbulos rojos y permite una  distribución más eficiente de la sangre a través de los capilares.
 Los Aceites omega
 Estos aceites tienen una importante acción recuperadora del metabolismo debido también a su capacidad de transporte de oxigeno y de electrones de alta energía a los tejidos. En los años 50 y 60,  la doctora Johanna Budwig desarrolló una forma para mejorar la absorción de este nutriente que tuvo un alto porcentaje de éxito  en enfermos de cáncer. 
La información sobre este tema puede revisarse en el artículo sobre Omegas.
Las bases de la dieta anticáncer
El papel inicial de la dieta y los suplementos en la prevención  del cáncer es asegurar a que las células tengan suficiente energía para corregir el daño. En ese caso nunca se establecerá el metabolismo anaeróbico.
Las células se dividen para reemplazar células viejas y gastadas por nuevas.   La nutrición adecuada extiende la vida útil de las células existentes y disminuye la necesidad de que sean reemplazadas. Por otra parte, aumenta la energía disponible en las células y así ayuda a los genes chequeadores a hacer su trabajo y mantener el control de calidad en la división celular minimizando la producción células hijas con daño genético.
 
La importancia de la restricción calórica
El doctor Arthur  Robinson en su libro "Nutrición y Cáncer"  presenta importantes datos de experimentos en ratones afectados de carcinoma de células  escamosas. Concluye lo siguiente :
1. Una vez el cáncer se ha establecido las dietas saludables aumentan su  tasa de crecimiento y  las dietas pobres la disminuyen. Esto a pesar del hecho del buen efecto de que una dieta saludable  pueda reforzar el sistema inmune.
2. La tasa de crecimiento del cáncer en ratones variaba en un rango de 1 a 20 con solo la dieta. La supernutrición aumentaba la tasa de crecimiento 2 veces mientras que la restricción en la dieta la disminuía 10 veces.
3. La dieta sugerida estaba restringida solamente a frutas y vegetales crudos. Tenía un alto contenido en agua y fibra y un bajo aporte nutricional. En los experimentos en ratones con esta dieta el efecto de detención del cáncer se perdía completamente cuando se daban proteína de soya u otros suplementos.
        4. Los experimentos mostraban que una dieta restringida disminuía  el crecimiento del 
         cáncer  pero no hay  evidencia de curas o remisiones.
5. La vitamina C a dosis ordinarias (el equivalente en humanos  de 1 a 5 gramos por día), aumentaba la tasa del crecimiento del cáncer mientras que dosis más altas disminuían esta tasa. Según el doctor Hoffer quien ha tratado cerca de 1.200 pacientes con cáncer durante más de 30 años, solo una  dosis de 12 o más gramos diarios tiene un efecto supresor frente a un cáncer ya establecido.
 Las frutas y verduras
 El valor de los vegetales y hierbas en la inhibición de la  progresión  del cáncer  puede ser explicado por el aporte de las enzimas o coenzimas faltantes en las  células debido al daño de los genes, o por proveer los sustratos que estas enzimas no pueden producir. Un estudio sobre el tema cita lo siguiente[3]
"Los alimentos y hierbas que tienen la mayor actividad anticáncer son el ajo,  la soya, el repollo, el jengibre, el regaliz, y la familia de las umbelíferas  (las zanahorias, el apio, el eneldo y el perejil). Los cítricos  proporcionan vitamina C, ácido  fólico, potasio y pectina. Los fitoquímicos en granos reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular y de cáncer."
 
El Ajo
Este  alimento es particularmente importante porque parece ser el más efectivo agente anticáncer de los vegetales y frutas, y sus ingredientes activos  han sido identificados. El dialil sulfito, un tioéter volátil presente en el ajo es el ingrediente más activo responsable de sus propiedades anticáncer y tiene una gran semejanza con el MSM. Otro de sus componentes el ajoene, induce la apoptosis en células leucémicas  humanas[4] y tiene una capacidad de transporte de oxigeno mayor que el DMSO y el dialil sulfito.
 
Los nutrientes primarios de la célula cancerosa : Glutamina y Glucosa
Por su metabolismo anaeróbico el cáncer consume primariamente glucosa. Debido a su ineficiencia para usarla los cánceres tienen un apetito voraz por la glucosa. Es por esto que el exceso de consumo de azúcares tiende a promover el crecimiento del  cáncer. El cáncer también tiene un apetito voraz por Glutamina[5] que es el principal proveedor de nitrógeno en la sangre y aporta nitrógeno orgánico a las células cancerosas para que puedan crear otros  aminoácidos y las proteínas necesarias.  Si el aporte de  Glutamina cae a cero, el crecimiento del tumor se detiene.  La carne roja es la principal fuente de Glutamina. Por esto es que el exceso de consumo de carnes rojas y de otras proteínas concentradas promueve el crecimiento del  tumor. Como las células normales también requieren glucosa y Glutamina, no se puede reducir la ingesta de ambas a cero. La  mejor opción  parece ser el consumo moderado  junto al de frutas y vegetales.
 

 “Todo el mundo debería  saber que la mayor parte de la investigación sobre cáncer es un fraude y que las principales  organizaciones oficiales dedicadas a este problema  son negligentes con la gente que las mantiene."
Linus Pauling PhD
(Dos veces ganador del Premio Nobel)

 
El ejercicio dificulta el uso de la Glutamina por el tumor
Los músculos requieren Glutamina para crecer. Los fisicoculturistas  toman suplementos de Glutamina para desarrollar sus músculos.
 
A su vez los músculos son una fuente de Glutamina para el organismo cuando esta está escasa y disminuyen su tamaño. Por esto es que cuando los tumores crecen, usualmente hay una disminución  de la musculatura. 
El doctor Gregg propone practicar ejercicio para desarrollar los músculos  junto con una dieta que tenga poco contenido de Glutamina para impedir el consumo de éste nutriente por el tumor, causando su disminución al crear esta competencia por esta sustancia. 
La Apoptosis o Muerte Celular Programada.
 Este aspecto es clave porque es la forma como naturalmente el organismo limpia las células cancerosas que aparecen a diario evitando el desarrollo de la enfermedad.  Varios investigadores trabajan buscando la solución  al cáncer en este campo.
 Las células normales mueren de una forma programada y sus componentes son reciclados. Esta muerte programada se llama apoptosis. El lapso de vida de una célula  varía de unas horas a varios años. La  mayoría de las células duran solo pocos días.
 Las células humanas  se dividen  aproximadamente unas  60 veces antes de morir. Existe un mecanismo de conteo que es manejado por una zona de los cromosomas llamado un telómero. Este crece cada vez más corto con cada división hasta que al final no aparece y la célula muere.  Las células  cancerosas no presentan apoptosis y continúan multiplicándose sin control hasta que el huésped es destruido.
 Hay otro tipo de muerte programa en la cual la célula al  cumplir  su  período de vida produce una proteína que deja en su membrana para ser detectada por el sistema inmunológico  y destruida.
 La apoptosis depende solo de la química  de la célula misma. La segunda forma depende del sistema de señales de la célula y del sistema inmune para  finalizar la tarea.
 Sin embargo en la gran mayoría  de los casos las células conservan la suficiente funcionalidad para desencadenar una de las formas de muerte programada.
 El doctor Richard Lerner del Scripps Research Institute en La Jolla California comparó el efecto del envejecimiento en 6.000 genes y encontró que 61 genes clave incurrían  en daños dramáticos  de la edad de  9 a los 90 años.
 Hay genes “chequeadores” que controlan la calidad de la división celular,.cuando estos fallan, se perpetúan  los errores en las nuevas células y sus hijas.  Es razonable que una parte de esos daños por la edad correspondan a daño genético  que produzca células cancerosas.
 Hay algunas moléculas que parecen favorecer la apoptosis, una de ellas es el  DMSO. La información aparece en el libro  de John Boik  citado arriba.
La Quelación Frente al Cáncer
Esta terapia es mucho mas que un barrido de metales pesados como usualmente se considera. Si bien disminuye en gran medida el riesgo de adquirir cáncer al limpiar el organismo de metales pesados acumulados desde el nacimiento recupera varios otros parámetros del medio interno. Uno de los más importantes es el Potencial Zeta.
Se sabe que el plomo, cadmio y mercurio tienen actividad cancerígena por la formación de radicales libres[6].
 Varias de las observaciones sobre el valor del EDTA, (que es la principal sustancia usada en quelación), en los enfermos de cáncer fueron corroboradas en un estudio llevado a cabo en una pequeña ciudad Suiza[7], durante 18 años, (1958-1976). En el evaluó la tasa de muerte por cáncer en pacientes que recibieron esta terapia. Se observaron dos grupos de personas con unas condiciones de vida muy similares, (todos residían a lo largo de una misma avenida y estaban expuestas al mismo ambiente), un grupo recibió quelación y el otro no. En el grupo no tratado, (172 personas), la tasa de muerte por cáncer fue del 17.6%. En el que recibió quelación, (59 personas), solo una persona murió de cáncer siendo su tasa del 1.7%. En otras palabras la terapia de quelación con EDTA reduce la mortalidad por cáncer en un 90%.
Artículo extraído de la web Trivium.
 
Glosario
 Aeróbico, metabolismo. Metabolismo que requiere de oxigeno para producir energía. Es el de las células normales de los organismos superiores.
 Anaeróbico, metabolismo. Metabolismo en ausencia de oxigeno como en de las bacterias primitivas.
 Angiogénesis Formación  de nuevos vasos en un tejido. Este proceso es necesario para que el tumor o la metástasis crezcan.
 Apoptosis. Muerte celular programada. Se basa en un conteo que lleva una zona del cromosoma.
 DMSO  Dimetil Sulfóxido. Importante nutriente antioxidante que aporta oxigeno a los tejidos. 
 Oncogén. Gen dañado que codifica la información de una enzima del metabolismo aeróbico. Por esto es causante de cáncer.
 

 

[2] Lockwood K, Moesgaard S, & Folkers: "Partial y complete regression of breast cancer in patients in relation to dosage of coenzyme Q10" (Biochem Biophys Res Commun 1994 Mar 30;199(3):1504-8 ). Pharma Nord, Vejle, Denmark.
[3](Craig WJ, "Phytochemicals: guardians of our health" J Am Diet Assoc 1997 Oct;97(10 Suppl 2): S199-204)
[4]Dirsch VM et al, "Ajoene, a compound of garlic, induces apoptosis in human promyeloleukemic cells" Mol Pharmacol 1998 Mar,53(3):402-7
[5]("Glutamine y Cancer" Wiley W. Souba M.D., Sc.D., Annals of Surgery, Vol. 218, No. 6, 715-728)
[6]Blumer W, Reich T: Leaded gasoline -- a cause of cancer Environmental International 1980; 3: 465-71
[7]Los resultados fueron publicados en el artículo Ninety Percent Reduction in Cancer Mortality After Chelation Therapy With EDTA W. Blumer y E. M. Cranton. 1989 Publicado por ACAM. 

 

 

 

 

[1] Reportado en la revista  Focus de la escuela médica de  Harvard en Mayo del 2000. Resume el trabajo publicado en  mayo del 2000 en la revista Nature: "Growth Factor Expands Tumor Cell Networks" by Rakesh Jain, Gabriel Helmlinger, Mit Endo, Lynn Hlatky y Napoleone Ferrara.
Última actualización el Martes, 02 de Julio de 2013 19:33
 
Contacto

 

Llámenos
(+57)(5)(358 5914)
 
(+57)(312 3566147)

 

Quién está en línea?

Tenemos 25 invitados conectado(s)

Change language

Bookmark and Share

Contador de Visitas

contador de visitas