ENZIMOTERAPIA PDF Imprimir E-mail
Lunes, 16 de Julio de 2012 11:58

Las enzimas son catalizadores muy potentes y eficaces, químicamente son proteínas,  NECESITAN DE OLIGOELEMENTOS (21) PARA REALIZAR SUS FUNCIONES CORRECTA Y CONSTANTEMENTE.

Existen alrededor de 20 tipos de enzimas clasificadas en 3 grupos principales:

Lipasas

Las lipasas son enzimas específicas originadas en el páncreas que poseen la función de disociar los enlaces covalentes entre lípidos complejos llevándolos al estado de gliceroles y ácidos grasos asimilables por el organismo.

 

Peptidasas o Proteasas

Este grupo enzimático, que se origina en el estómago o en el páncreas, posee la capacidad de actuar sobre los enlaces peptídicos de las macromoléculas proteicas reduciéndolas a monómeros orgánicos denominados aminoácidos....y da más energía..

 

Amilasas o Ptialinas

Las denominadas amilasas son aquellas enzimas con función de romper los enlaces glucosídicos entre monosacáridos dejándolos de forma individual para ser asimilados. Hay tres tipos de amilasas dependiendo de su lugar de origen, estas son la amilasa salival, amilasa pancreática y amilasa intestinal (del duodeno).

Algunos tipos de enzimas digestivas también son secretados como precursores metabólicos.

Ya en 1885, Max Wolf, en Viena, demostró el efecto beneficioso de inyectar enzimas en la sangre de pacientes que sufrían cáncer. La enzimoterapia sistémica se desarrolló en Alemania y en Austria, siendo objeto desde los años setenta de numerosas publicaciones que sentaron las bases de una nueva forma de terapia.

Las enzimas utilizadas En enzimoterapia digestiva, se utilizan diversas enzimas implicadas en la digestión (entre otras: amilasas, proteasas, celulasas y lipasas) que permiten mejorar el proceso digestivo, (como lo hacen, pero de manera menos importante, diversas enzimas presentes en los alimentos consumidos crudos), y sostener la función enzimática (páncreas en particular) del organismo.

En enzimoterapia sistémica, se utilizan proteasas de origen vegetal: principalmente la papaína (extracto de la papaya) y la bromelaina (extracto de piña).

 

La absorción digestiva

Los trabajos efectuados en Alemania aportaron la prueba de que la papaína y la bromelaina son absorbidas por el organismo, conservando su actividad. Pueden por lo tanto actuar de manera eficaz a nivel de la circulación sanguínea y de los tejidos.

La enzimoterapia es parte impredescindible de la terapia en la diabetes tipo 1, ya que “Es bastante claro para nosotros que los diabéticos  necesitan a menudo más suplementación exocrina (enzimas) que soporte endocrino (insulina)” Victory Over Diabetes. A Bioecologic Triumph. William Philpott, MD  p.66, 1983.

Y Muchas si no todas las enfermedades crónicas y degenerativas, la inflamación crónica es un hecho real, pero no tratado y ya que las enzimas al tener un papel anti-inflamatorio, inmuno modulador muy efectivo y natural, la suplencia es una opción necesaria y muy eficaz.

 

LOS INFORMES DE LA A.F.M.O.

 

Las propiedades de la enzimoterapia sistémica

1. Modulación de las reacciones inflamatorias

El principal interés de las enzimas es el de actuar sobre los fenómenos inflamatorios, reacciones normales del organismo frente a una agresión.

Durante el proceso inflamatorio, las proteínas y el líquido extracelular son secretadas fuera de los vasos, con la formación de un edema. Las enzimas proteolíticas tales como la papaína permiten disolver la red de fibrina, permitiendo el drenaje de los tejidos así como la resorción del edema, y por lo tanto la reducción del dolor. Activan también la síntesis de las prostaglandinas de tipo 1 moduladoras de la inflamación y limitan la de las prostaglandinas de tipo 2 pro-inflamatorias.

Las proteasas van así a permitir lo siguiente:

 

- degradar los desechos celulares

- evitar los fenómenos de fibrosis que ralentizan nuestros mecanismos de defensa

- degradar los mediadores y los productos de la inflamación

- favorecer los fenómenos de cicatrización/reparación.

 

2. Aumento de la fluidez de la sangre

Las enzimas ralentizan la agregación de las plaquetas y aumentan la actividad fibrinolítica de la sangre, mejorando así la fluidez sanguínea, de ahí una mejor oxigenación y nutrición de los tejidos y una reducción de los riesgos cardiovasculares. A nivel clínico, demuestran su interés para reforzar el terreno en caso de trastornos venosos o arteriales.

 

3. Acción sobre el sistema inmunitario

Las enzimas tienen múltiples acciones a nivel del sistema inmunitario, a menudo bastante complejas, cuyo objetivo no es ni la estimulación, ni la reducción sino la regulación de un sistema cuya homeostasis es esencial:

- activación de los macrófagos, de las células Natural Killer, modulación de la secreción de citokinas, del factor de necrosis tumoral (TNF)

- detoxifificación del sistema reticulo-endotelial muy solicitado en caso de anomalías del crecimiento celular

- lisis y depuración de complejos inmunes patógenos formados durante estos procesos crónicos

- acción fibrinolítica limitando la formación de una capa de fibrina a nivel de los focos infecciosos.

Las aplicaciones tradicionales de la enzimoterapia

 

1. En traumatología

La primera indicación de la enzimoterapia ha sido el «tratamiento» de las contusiones, en particular en caso de edema inflamatorio. Los estudios de anatomopatología han revelado que un proceso inflamatorio produce modificaciones de la microcirculación, un edema intra y peri-lesional, y una activación de todo el sistema de la coagulación.

Varios estudios han mostrado que un aporte de enzimas por vía oral influye en la coagulación de diversas maneras, entre otras activando el sistema plasmino-plasminógeno que se opone a la formación de fibrina.

La experiencia ha mostrado que la enzimoterapia resulta interesante en caso de choques, esguince o tendinitis, para acelerar la resorción del edema y favorecer la cicatrización.

 

2. En caso de enfermedades inflamatorias

Por su fisiología de acción, la enzimoterapia está indicada en todas las patologías inflamatorias crónicas y en particular en las enfermedades reumáticas:

- brotes inflamatorios de las artrosis

- reumatismo inflamatorio de tipo poliartritis

- inflamaciones crónicas de las vías respiratorias como la bronquitis crónica

- inflamaciones veno-linfáticas como las varices y las ulceras varicosas

- inflamaciones buco-dentales como las gingivitis.

Su acción sobre la fibrosis le otorga una utilidad particular en las enfermedades inflamatorias que presentan esta complicación tales como:

- la hepatitis viral crónica y la cirrosis que puede producir

- las cicatrices «queloides»

- los fibromas uterinos y las prostatitis

- las fibrosis medulares

- las fibrosis retro-peritoneales.

 

3. Participación en las defensas contra las enfermedades degenerativas

Es una de las principales indicaciones de la enzimoterapia y una de las más estudiadas en Alemania.

Las proteasas actúan de diversas maneras: «Desprotegen» a las células tumorales y aumentan la eficacia de los tratamientos. La célula cancerosa se defiende contra el sistema inmunitario a través de fenómenos de fibrosis. Las enzimas, que van a atacar esta protección van a permitir a nuestras defensas ser más eficaces en la lucha anti-tumoral. De la misma manera, las quimioterapias podrán ser más eficaces.

 

Mejor tolerancia a los tratamientos citostáticos

Estudios comparativos han mostrado que los pacientes con quimioterapia que recibían al mismo tiempo una enzimoterapia por vía oral presentaban menos efectos secundarios relacionados a la quimio y que esta última se podía realizar durante un mayor periodo de tiempo. Aumento de la tasa sanguínea de los citostáticos Complementar con una enzimoterapia parece aumentar de manera significativa las tasas de productos relacionados con la quimio que circulan sin aumentar sus efectos secundarios como lo hemos visto antes.

 

Disminución de los fenómenos metastáticos

Varios estudios hacen pensar que el uso de la enzimoterapia, por su acción sobre la fibrosis, sobre las moléculas de adhesión, y sobre el sistema circulatorio, permite limitar la extensión metastática de los tumores malignos. Acción sobre el sistema inmunitario Las enzimas actúan, como lo hemos visto antes, sobre las funciones macrofágicas y Natural Killer así como sobre la producción de TNF alfa (Tumor Necrosis Factor). Estos efectos han sido demostrados tanto in vitro como in vivo. Gracias a estas propiedades, la enzimoterapia puede aumentar nuestros medios de defensa cara a los tumores.

Estas diferentes propiedades nos explican por qué la enzimoterapia suele ser utilizada en las enfermedades degenerativas y en particular en los tumores malignos.

 

4. Prevención cardio-vascular

Las enzimas actúan sobre la agregación de las plaquetas a través de una acción fibrinolítica, permitiendo así « fluidificar » la circulación sanguínea y evitar los accidentes trombóticos que pueden producirse en cuanto se desarrolla la placa de ateroma.

Gracias a la acción de las enzimas, el endotelio vascular, cuya permeabilidad anormal está relacionada con los fenómenos inflamatorios, puede recuperar un estado de permeabilidad relativamente fisiológico. La asociación de proteasas y de flavonoides permite aumentar la acción protectora vascular y la prevención del riesgo trombógeno.

Esta asociación se debería de recomendar y utilizar cuando el riesgo cardiovascular aumenta.

 

Precauciones y modo de empleo:

Como hemos visto, las aplicaciones potenciales de la enzimoterapia sistémica son numerosas y además interesantes, ya que no presentan ningún efecto secundario particular (en caso de trastornos inflamatorios crónicos, puede constatarse un empeoramiento transitorio al inicio de la cura -lisis de los complejos inmunes - con posibilidad de diarreas, flatulencias).

Siempre puede existir un riesgo de intolerancia digestiva o de alergia, riesgo que existe con todos los productos. La única precaución es la relacionada con la acción fluidificante de la sangre, que puede aumentar el tiempo de desangramiento (en particular en las mujeres meno-metrorrágicas).

No existen interacciones conocidas. La asociación con anti-inflamatorios no esteroides es posible.

La eficacia siendo dosis-dependiente, los tratamientos deberán de ser administrados en cantidad suficiente y tomados durante varios meses.

Algunas aplicaciones prácticas asocia dos enzimas proteolíticas de papaya y piña (papaína y bromelaina), y dos protectores vasculares con propiedades antioxidantes bien conocidas: antocianinas y OPC. Este complemento nutricional demuestra por lo tanto todo su interés cuando se busca una acción enzimática a nivel vascular.

 

TOMADO DE: http://www.alternativemedecine.org

 

Última actualización el Martes, 17 de Julio de 2012 09:28
 
Contacto

 

Llámenos
(+57)(5)(358 5914)
 
(+57)(312 3566147)

 

Change language

Bookmark and Share

Contador de Visitas

contador de visitas