Alzheimer PDF Imprimir E-mail
Viernes, 05 de Febrero de 2010 00:18

La enfermedad de Alzheimer (EA), también denominada mal de Alzheimer, o demencia senil de tipo Alzheimer (DSTA) o simplemente alzhéimer[1] es una enfermedad neurodegenerativa, que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas)mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian. La enfermedad suele tener una duración media aproximada después del diagnóstico de 10 años,[2] aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico.
Los síntomas de la enfermedad como una entidad nosológica definida fueron identificados por Emil Kraepelin,[3] mientras que la neuropatología característica fue observada por primera vez por Alois Alzheimer en 1906.[4] [5] Así pues, el descubrimiento de la enfermedad fue obra de ambos psiquiatras, que trabajaban en el mismo laboratorio. Sin embargo, dada la gran importancia que Kraepelin daba a encontrar la base neuropatológica de los desórdenes psiquiátricos, decidió nombrar la enfermedad alzheimer en honor a su compañero.
El día internacional del Alzheimer se celebra el 21 de septiembre, fecha elegida por la OMS y laFederación internacional de Alzheimer.
 
Epidemiología 
Tasas de incidencia de la EA
después de los 65 años de edad[6]
Edad Incidencia
(nuevos casos)
por cada mil
personas-edad
65–69 ?3
70–74 ?6
75–79 ?9
80–84 23
85–89 40
90–?? 69
La incidencia en estudios de cohorte, es decir, cuando se sigue a lo largo de
varios años a una población libre de la enfermedad, muestra tasas entre 10 y 15
casos cada mil personas al año para la aparición de cualquier forma de demencia y
entre 5 - 8 para la aparición de la enfermedad de Alzheimer.[6] [7] Es decir, la
mitad de todos los casos nuevos de demencia cada año son pacientes con la EA.
También hay diferencias de incidencia dependiendo del sexo, ya que se aprecia
un riesgo mayor de padecer la enfermedad en las mujeres, en particular entre la
población mayor de 85 años.[7] [8]
La prevalencia es el porcentaje de una población dada con una enfermedad. La edad
avanzada es el principal factor de riesgo para sufrir la enfermedad de Alzheimer (
mayor frecuencia a mayor edad). La prevalencia de una enfermedad en la población
depende de factores como la incidencia y la supervivencia de los pacientes ya diagnosticados.
En los Estados Unidos, la prevalencia de la EA fue de un 1,6% en el año 2000, tanto en la p
oblación general como en la comprendida entre los 65 y 74 años. Se apreció un aumento del
19% en el grupo de los 75 a los 84 años y del 42% en el mayor de 84 años de edad;[9] sin embargo, las tasas de prevalencia en las regiones menos desarrolladas del mundo son inferiores.[10] La Organización Mundial de la Salud estimó que en 2005 el 0,379% de las personas a nivel mundial tenían demencia y que la prevalencia aumentaría a un 0,441% en 2015 y a un 0,556% en 2030.[11] Varios estudios han llegado a las mismas conclusiones.[10] Otro estudio estimó que en el año 2006, un 0,4% de la población mundial (entre 0,17–0,89%; valor absoluto aproximadamente 26,6 millones o entre 11,4–59,4 millones) se vería afligido por la EA y que la prevalencia triplicaría para el año 2050.[12]
Etiología 
Imagen microscópica de un enredo neurofibrilar, conformado por una proteína tau hiperfosforilada.
Las causas de la enfermedad de Alzheimer (EA) no han sido completamente descubiertas. Existen tres principales hipótesis para explicar el fenómeno: el déficit de la acetilcolina, el acúmulo de amiloide y/o tau y los trastornos metabólicos.
La más antigua de ellas, y en la que se basan la mayoría de los tratamientos disponibles en el presente, es la hipótesis colinérgica, la cual sugiere que la EA se debe a una reducción en la síntesis del neurotransmisor acetilcolina. Esta hipótesis no ha mantenido apoyo global por razón de que los medicamentos que tratan una deficiencia colinérgica tienen reducida efectividad en la prevención o cura del Alzheimer, aunque se ha propuesto que los efectos de la acetilcolina dan inicio a una acumulación a tan grandes escalas que conlleva a la neuroinflamación generalizada que deja de ser tratable simplemente promoviendo la síntesis del neurotransmisor.[13] [14]
Otra hipótesis propuesta en 1991,[15] se ha relacionado con el acúmulo anómalo de las proteínas beta-amiloide (también llamada amiloide A?) y tau en el cerebro de los pacientes con Alzheimer.[16] En una minoría de pacientes, la enfermedad se produce por la aparición de mutaciones en los genes PSEN1, PSEN2 y en el gen de la APP, localizado en el cromosoma 21. En este último caso la enfermedad aparece clásicamente en personas con el síndrome de Down (trisomía en el cromosoma 21), casi universalmente en los 40 años de vida y se transmite de padres a hijos (por lo que existen, habitualmente, antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer en los pacientes que desarrollan la enfermedad en edades precoces). Esa relación con el cromosoma 21, y la tan elevada frecuencia de aparición de la enfermedad en las trisomías de ese cromosoma, hacen que la teoría sea muy evidente.[17] [18]
Otro gran factor de riesgo genético es la presencia del gen de la APOE4, el cual tiende a producir una acumulación amiloide en el cerebro antes de la aparición de los primeros síntomas de la EA. Por ende, la deposición del amiloide A? tiende a preceder la clínica de la EA.[19] Otras evidencias parten de los hallazgos en ratones genéticamente modificados, los cuales sólo expresan un gen humano mutado, el de la APP, el cual invariablemente les causa el desarrollo de placas amiloides fibrilares.[20] Se descubrió una vacuna experimental que causaba la eliminación de estas placas pero no tenía efecto sobre la demencia.[21]
Los depósitos de las placas no tienen correlación con la pérdida neuronal.[22] Esta observación apoya la hipótesis tau, la cual defiende que es esta proteína la que da inicio a la cascada de trastornos de la enfermedad de Alzheimer.[16] De acuerdo a este modelo, las tau hiperfosforiladas adoptan formas anómalas distribuyéndose en largas hileras. Eventualmente forman enredos de neurofibrillas dentro de los cuerpos de las células nerviosas.[23] Cuando esto ocurre, los microtúbulos se desintegran colapsando el sistema de transporte de la neurona. Ello puede dar inicio a las primeras disfunciones en la comunicación bioquímica entre una neurona y la otra y conllevar a la muerte de estas células.[24]
Un número de investigaciones recientes ha relacionado la demencia,[25] incluyendo la enfermedad de Alzheimer,[26] con desórdenes metabólicos,[27] particularmente con la hiperglicemia y la resistencia a la insulina. La expresión de receptores de la insulina ha sido demostrada en las neuronas del sistema nervioso central, preferentemente en las del hipocampo. En estas neuronas, cuando la insulina se une a su receptor celular, se promueve la activación de cascadas de señalización intracelular que conducen al cambio de la expresión de los genes relacionados con los procesos de plasticidad sináptica y de las enzimas relacionadas con el despeje de la misma insulina y del beta-amiloide. Estas enzimas degradantes de insulina promueven la disminución de la toxicidad debida al amiloide en modelos animales.
Algunos estudios han sugerido una hipótesis sobre la relación de esta enfermedad con el aluminio. Dicha hipótesis sugiere que los utensilios de aluminio contaminan con trazas de iones alúmina en los alimentos. Estos iones se focalizan en los receptores produciendo degradación y formación de plaquetas amiloide, este hecho está siendo propuesto en los centros de investigación de la enfermedad.[28] A pesar de la polémica existente en torno al papel que tiene el aluminio como factor de riesgo de la EA, en los últimos años los estudios científicos han mostrado que este metal podría estar relacionado con el desarrollo de la enfermedad. Los resultados muestran que el aluminio se asocia a varios procesos neurofisiológicos que provocan la característica degeneración de la EA.[29]
Patogenia 
Imagen histopatológica de placas seniles vista en la corteza cerebral de un paciente con la enfermedad de Alzheimer. Impregnación con plata.
La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por la pérdida de neuronas y sinapsis en la corteza cerebral y en ciertas regiones subcorticales. Esta pérdida resulta en una atrofia de las regiones afectadas, incluyendo una degeneración en el lóbulo temporal y parietal y partes de la corteza frontal y la circunvolución cingulada.[14]
Neuropatología 
Tanto las placas amiloides como los ovillo neurofibrilares son visibles bajo el microscopio en los cerebros de personas con la enfermedad de Alzheimer.[30] Las placas son depósitos densos, insolubles, de la proteína beta-amiloide y de material celular que se localizan fuera y alrededor de las neuronas. Estas continúan creciendo hasta formar fibras entretejidas dentro de la célula nerviosa, los llamados ovillos. Es probable que muchos individuos, en su vejez, desarrollen estas placas y ovillos como parte del proceso normal de envejecimiento, sin embargo, los pacientes con Alzheimer tienen un mayor número en lugares específicos del cerebro como el lóbulo temporal.[31]
Bioquímica 
Enzimas actuando sobre la proteína precursora de Amiloides (APP) cortándola en fragmentos de beta-amiloide, los cuales son indispensables para la formación de las placas seniles del Alzheimer.
La enfermedad de Alzheimer se ha definido como una enfermedad que desdobla proteínas o proteopatía, debido a la acumulación de proteínas A? y tau, anormalmente dobladas, en el cerebro.[32] Las placas neuríticas están constituidas por pequeños péptidos de 39–43 aminoácidos de longitud, llamados beta-amiloides (abreviados A-beta o A?). El beta-amiloide es un fragmento que proviene de una proteína de mayor tamaño conocida como Proteína Precursora de Amiloide (APP, por sus siglas en inglés). Esta proteína es indispensable para el crecimiento de las neuronas, para su sobrevivencia y su reparación post-injuria.[33] [34] En la enfermedad de Alzheimer, un proceso aún desconocido es el responsable de que la APP sea dividida en varios fragmentos de menor tamaño por enzimas que catalizan un proceso de proteolisis.[35] Uno de estos fragmentos es la fibra del beta-amiloide, el cual se agrupa y deposita fuera de las neuronas en formaciones microscópicamente densas conocidas como placas seniles.[30] [36]
La enfermedad de Alzheimer se considera también una tauopatía, debido a la agregación anormal de la proteína tau. Las neuronas sanas están compuestas por citoesqueleto, una estructura intracelular de soporte, parcialmente hechas de microtúbulos. Estos microtúbulos actúan como rieles que guían los nutrientes y otras moléculas desde el cuerpo hasta los extremos de los axones y viceversa. Cada proteína tau estabiliza los microtúbulos cuando es fosforilado y por esa asociación se le denomina proteína asociada al microtúbulo. En la EA, la tau procede por cambios químicos que resultan en su hiperfosforilación, se une con otras hebras tau creando ovillos de neurofibrillas y, de esta manera, desintegra el sistema de transporte de la neurona.[37]
Patología 
En la enfermedad de Alzheimer, los cambios en la proteína tau producen la desintegración de los microtúbulos en las células cerebrales.
No se ha elucidado por completo cómo la producción y agregación de los péptidos A? juegan un rol en la EA.[38] La fórmula tradicional de la hipótesis amiloide apunta a la acumulación de los péptidos A? como el evento principal que conlleva a la degeneración neuronal. La acumulación de las fibras amiloides, que parece ser la forma anómala de la proteína responsable de la perturbación de la homeostasis del ión calcio intracelular, induce la muerte celular programada, llamada apoptosis.[39] Se sabe también, que la A? se acumula selectivamente en las mitocondrias de las células cerebrales afectadas en el Alzheimer y que es capaz de inhibir ciertas funciones enzimáticas, así como alterar la utilización de la glucosa por las neuronas.[40]
Varios mecanismos inflamatorios y la intervención de las citoquinas pueden también jugar un papel en la patología de la enfermedad de Alzheimer. La inflamación es el marcador general de daño en los tejidos en cualquier enfermedad y puede ser secundario al daño producido por la EA, o bien, la expresión de una respuesta inmunológica.[41]
Genética 
La gran mayoría de los pacientes de esta enfermedad tienen o han tenido algún familiar con dicha enfermedad. También hay que decir que una pequeña representación de los pacientes de Alzheimer es debido a una generación autosomal dominante, haciendo que la enfermedad aparezca de forma temprana. En menos de un 10% de los casos, la EA aparece antes de los 60 años de edad como consecuencia de mutaciones autosómicas dominantes, representando, apenas, un 0,01% de todos los casos.[42] [43] [44] Estas mutaciones se han descubierto en tres genes distintos: el gen de la proteína precursora de amiloide (APP) y los genes de las presenilinas 1 y 2.[42] Si bien la forma de aparición temprana de la enfermedad de Alzheimer ocurre por mutaciones en tres genes básicos, la forma más común no se ha podido explicar con un modelo puramente genético. La presencia del gen de la apolipoproteína E es el factor de riesgo genético más importante para padecer Alzheimer, pero no permite explicar todos los casos de la enfermedad.[42]
En 1987, se descubrió en ligamiento de la enfermedad de Alzheimer con el cromosoma 21. Esto fue importante porque la mayoría de los afectados por el "síndrome de Down" o trisomía del cromosoma 21, padecen lesiones neuropatológicas similares a las del Alzheimer. Dentro del cromosoma 21 encontramos el gen PPA. Sin embargo, John Hardy y sus colaboradores en 1991 afirmaron que el gen PPA causa la Enfermedad de Alzheimer en un reducido número de familias. Sin embargo, se considera que de entre 5-10% de los familiares con la enfermedad precoz es debido a una mutación de este gen. Las investigaciones dentro de este gen se han centrado en el péptido Ab (todas las mutaciones se encuentran alrededor de este péptido). Las mutaciones producían un aumento de las concentraciones del péptido Ab. Esto llevó a la formación de la hipótesis de "cascada amiloide" en los años 90. La "cascada ameloide" consiste en que la gran producción de Ab llevaría a la formación de depósitos en formas de placas seniles. Estas placas seniles serían nocivas para las células que producirían ovillos neurofibrilares, la muerte celular y la demencia. Más tarde se vio en un grupo amplio de familias el ligamiento de la enfermedad del Alzheimer con el cromosoma 14. Pero esto llevó a una cadena de errores y con ello unas conclusiones erróneas. Rudy Tanzi y Peter St George-Hyslop en 1995, mediante las técnicas de clonaje descubrieron otro gen S182 o Presenilin-1 (PS1). Este gen se encuentra entre los dominio 9 y 8 de transmembrana (con dos regiones hidrofílicas). A este gen se le atibuyó más de 30 mutaciones. Este gen interviene en procesos de apoptosis y es fundamental durante el desarrollo. La mayoría de las mutaciones del gen Presenilin-1 (PS1) provocan un cambio en la estructura primaria. La PS1 y la enfermedad del Alzheimer no tienen una clara relación, pero hay que destacar los pacientes que tuvieron mutaciones que aumentan Ab en el plasma. Poco más tarde se descubrió un nuevo gen que se denomina presenilina-2 (PS2) y también provoca el ascenso en la concentración de Ab, aunque las mutaciones observadas son de menor cantidad que los otros genes (PPA y PS1) La PS2 está formada por 8-9 dominios transmembrana.
La mayoría de las mutaciones en el gen de la APP y en los de las presenilinas, aumentan la producción de una pequeña proteína llamada beta-amiloide (Abeta 2), la cual es el principal componente de las placas seniles.[45]
Aunque la mayoría de los casos de Alzheimer no se deben a una herencia familiar, ciertos genes actúan como factores de riesgo. Un ejemplo es la transmisión familiar del alelo e4 del gen de la apolipoproteína E. Este gen se considera un factor de riesgo para la aparición de Alzheimer esporádico en fases tardías produciendo un 50% de los casos Alzheimer.[46] Además de éste, alrededor de 400 genes han sido también investigados por su relación con el Alzheimer esporádico en fase tardía.[47] Así pues, los genetistas coinciden en que hay más genes que actúan como factores de riesgo, aunque también afirman que existen otros que tienen ciertos efectos protectores que conllevan a retrasar la edad de la aparición del Alzheimer.[42] Un ejemplo es la alteración en el gen de la reelina, que contribuye a aumentar el riesgo de aparición de la EA en mujeres.[48]
Sin embargo, un gen asociado a las formas tardías es de Apolipoproteína E, cuya función es el transporte de colesterol
Cuadro clínico 
Predemencia 
Los primeros síntomas, con frecuencia, se confunden con la vejez o estrés en el paciente.[49] Una evaluación neuropsicológica detallada es capaz de revelar leves dificultades cognitivas hasta 8 años antes de que la persona cumpla los criterios de diagnóstico.[50] Estos signos precoces pueden tener un efecto sobre las actividades de la vida diaria.[51] La deficiencia más notable es la pérdida de memoria, manifestada como la dificultad de recordar hechos recientemente aprendidos y una inhabilidad para adquirir nueva información.[52] [53] [54] Dificultades leves en las funciones ejecutivasatención, planificación, flexibilidad y razonamiento abstracto— o trastornos en la memoria semántica—el recordar el significado de las cosas y la interrelación entre los conceptos—pueden también ser síntomas en las fases iniciales de la EA.[55] [56] Puede aparecer apatía, siendo uno de los síntomas neuropsiquiátricos persistentes a lo largo de la enfermedad.[57] [58] [59] La fase preclínica de la enfermedad es denominada por algunos deterioro cognitivo leve,[60] pero aún existe debate si el término corresponde a una entidad diagnóstica independiente o si, efectivamente, es el primer estadio de la enfermedad.[61]
Demencia inicial 
La disminución en la destreza de la coordinación muscular de pequeños movimientos, como el tejer, comienzan a aparecer en el paciente de Alzheimer en las fases iniciales de la enfermedad.
Los síntomas en esta fase inicial van desde una simple e insignificante, pero a veces recurrente, pérdida de memoria (como la dificultad en orientarse uno mismo en lugares como calles al estar conduciendo el automóvil), hasta una constante y más persuasiva pérdida de la memoria conocida como memoria a corto plazo, presentando dificultades al interactuar en áreas de índole familiar como el vecindario donde el individuo habita.
Además de la recurrente pérdida de la memoria, una pequeña porción de los pacientes presenta dificultades para el lenguaje, el reconocimiento de las percepcionesagnosia—o en la ejecución de movimientos—apraxia—con mayor prominencia que los trastornos de la memoria.[62] La EA no afecta las capacidades de la memoria de la misma forma. La memoria a largo plazo o memorias episódicas, así como la memoria semántica o de los hechos aprendidos y la memoria implícita, que es la memoria del cuerpo sobre cómo realizar las acciones (tales como sostener el tenedor para comer), se afectan en menor grado que las capacidades para aprender nuevos hechos o el crear nuevas memorias.[63] [64]
Los problemas del lenguaje se caracterizan, principalmente, por una reducción del vocabulario y una disminución en la fluidez de las palabras, lo que conlleva a un empobrecimiento general del lenguaje hablado y escrito. Usualmente, el paciente con Alzheimer es capaz de comunicar adecuadamente las ideas básicas.[65] [66] [67] También aparece torpeza al realizar tareas motoras finas, tales como escribir, dibujar o vestirse, así como ciertas dificultades de coordinación y de planificación.[68] El paciente mantiene su autonomía y sólo necesita supervisión cuando se trata de tareas complejas.[62]
En esta etapa es frecuente que la persona se desoriente en la calle y llegue a perderse, por lo que se recomienda tomar precauciones:
  • Colocando en su muñeca una pulsera con un número de teléfono de contacto.
  • Avisar a conocidos de la situación para que alerten a la familia en caso de encontrar al enfermo de alzheimer deambulando.
  • Usando un localizador GPS para personas con alzheimer, con el que la familia siempre pueda saber dónde está.
Demencia moderada 
Conforme la enfermedad avanza los pacientes pueden realizar tareas con cierta independencia (como usar el baño), pero requerirán asistencia en la realización de tareas más complejas (como ir al banco, pagar cuentas, etc.).[62] Paulatinamente llega la pérdida de aptitudes como las de reconocer objetos y personas. Además, pueden manifestarse cambios de conducta como, por ejemplo, arranques violentos incluso en personas que jamás han presentado este tipo de comportamiento.
Los problemas del lenguaje son cada vez más evidentes debido a una inhabilidad para recordar el vocabulario, lo que produce frecuentes sustituciones de palabras erróneas, una condición llamada parafasia. Las capacidades para leer y escribir empeoran progresivamente.[65] [69] Las secuencias motoras complejas se vuelven menos coordinadas, reduciendo la habilidad de la persona de realizar sus actividades rutinarias.[70] Durante esta fase, también empeoran los trastornos de la memoria y el paciente empieza a dejar de reconocer a sus familiares y seres más cercanos.[71] La memoria a largo plazo, que hasta ese momento permanecía intacta, se deteriora.[72]
El paciente con Alzheimer no muere por la enfermedad, sino por infecciones secundarias como una llaga de presión o úlcera de decúbito, lesiones que se producen cuando una persona permanece en una sola posición por mucho tiempo.[73]
En esta etapa se vuelven más notorios los cambios en la conducta. Las manifestaciones neuropsiquiátricas más comunes son las distracciones, el desvarío y los episodios de confusión al final del día (agravados por fatiga, la poca luz o la oscuridad),[74] así como la irritabilidad y la labilidad emocional, que incluyen llantos o risas inapropiadas, agresión no premeditada e incluso la resistencia a las personas a cargo de sus cuidados. En aproximadamente el 30% de los pacientes aparecen ilusiones en el reconocimiento de personas.[75] [57] También puede aparecer la incontinencia urinaria.[76] Estos síntomas estresan a los familiares y a personas a cargo del cuidado del paciente y pueden verse reducidos si se le traslada a un centro de cuidados a largo plazo.[62] [77]
Demencia avanzada 
La enfermedad trae deterioro de masa muscular perdiéndose la movilidad, lo que lleva al enfermo a un estado de encamamiento,[78] la incapacidad de alimentarse a sí mismo,[79] junto a la incontinencia, en aquellos casos que la muerte no haya llegado aún por causas externas (infecciones por úlceras o neumonía, por ejemplo).[80] [81] El lenguaje se torna severamente desorganizado llegándose a perder completamente.[65] A pesar de ello, se conserva la capacidad de recibir y enviar señales emocionales.[82] Los pacientes no podrán realizar ni las tareas más sencillas por sí mismos y requerirán constante supervisión, quedando así completamente dependientes. Puede aún estar presente cierta agresividad, aunque es más frecuente ver extrema apatía y agotamiento.[62]
Diagnóstico 
Tomografía del cerebro de un paciente con la EA mostrando pérdida de la función en el lóbulo temporal.
El diagnóstico se basa primero en la historia y la observación clínica, tanto del profesional de la salud como la que es referida por los familiares, basada en las características neurológicas y psicológicas, así como en la ausencia de condiciones alternativas: un diagnóstico de exclusión.[83] [84] Durante una serie de semanas o meses se realizan pruebas de memoria y de funcionamiento o evaluación intelectual.[49] También se realizan análisis de sangre y escáner para descartar diagnósticos alternativos. No existe un test pre mortem para diagnosticar concluyentemente el alzhéimer. Se ha conseguido aproximar la certeza del diagnóstico a un 85%, pero el definitivo debe hacerse con pruebas histológicas sobre tejido cerebral, generalmente obtenidas en la autopsia.[85] Las pruebas de imagen cerebralTomografía axial computarizada (TAC), Resonancia magnética (RMN), tomografía por emisión de positrones (TEP) o la tomografía computarizada por emisión de fotón único—pueden mostrar diferentes signos de que existe una demencia, pero no especifica de cuál se trata.[86] Por tanto, el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se basa tanto en la presencia de ciertas características neurológicas y neuropsicológicas, como en la ausencia de un diagnóstico alternativo y se apoya en el escáner cerebral para detectar signos de demencia. Actualmente existen en desarrollo nuevas técnicas de diagnóstico basadas en el procesamiento de señales electroencefalográficas.
Una vez identificada, la expectativa promedio de vida de los pacientes que viven con la enfermedad de Alzheimer es aproximadamente de 7 a 10 años, aunque se conocen casos en los que se llega antes a la etapa terminal, entre 4 y 5 años; también existe el otro extremo, donde pueden sobrevivir hasta 21 años.
Criterios de diagnóstico 
La Asociación del Alzheimer es el organismo que ha establecido los criterios diagnósticos más comúnmente usados, registrados en los Criterios NINCDS-ADRDA del Alzheimer.[87] Estas pautas requieren que la presencia de un trastorno cognitivo y la sospecha de un síndrome demencial, sean confirmadas con una evaluación neuropsicológica a modo de categorizar el diagnóstico de Alzheimer en dos: posible o probable. La confirmación histológica, que incluye un examen microscópico del tejido cerebral, es requerida para el diagnóstico definitivo del Alzheimer. Estos criterios incluyen que la presencia de un trastorno cognitivo y la sospecha de un síndrome demencial, sean confirmados por evaluaciones neuropsicológicas para distinguir entre un diagnóstico posible o uno probable de la enfermedad de Alzheimer. Se ha mostrado fiabilidad y validez estadística entre los criterios diagnósticos y la confirmación histológica definitiva.[88] Son ocho los dominios cognitivos que con más frecuencia se dañan en la EA: la memoria, el lenguaje, la percepción, la atención, las habilidades constructivas y de orientación, la resolución de problemas y las capacidades funcionales. Estos parámetros son equivalentes a los evaluados en los Criterios NINCDS-ADRDA publicados por la Asociación Americana de Psiquiatría.[89] [90]
Herramientas de diagnóstico 
Las evaluaciones neuropsicológicas pueden ayudar con el diagnóstico de la EA. En ellas se acostumbra hacer que el paciente copie dibujos similares a la imagen, que recuerde palabras, lea o sume.
Las evaluaciones neuropsicológicas, incluyendo el examen mini-mental, son ampliamente usadas para evaluar los trastornos cognitivos necesarios para el diagnóstico de la EA. Otra serie de exámenes más comprehensivos son necesarios para una mayor fiabilidad en los resultados, especialmente en las fases iniciales de la enfermedad.[91] [92] El examen neurológico en los inicios del Alzheimer es crucial para el diagnóstico diferencial de la EA y otras enfermedades.[49] Las entrevistas a familiares también son usadas para la evaluación de la enfermedad. Los cuidadores pueden proveer información y detalles importantes sobre las habilidades rutinarias, así como la disminución en el tiempo de la función mental del paciente.[93] El punto de vista de la persona a cargo de los cuidados del paciente es de especial importancia debido a que el paciente, por lo general, no está al tanto de sus propias deficiencias.[94] Muchas veces, los familiares tienen desafíos en la detección de los síntomas y signos iniciales de la demencia y puede que no comuniquen la información de manera acertada al profesional de salud especializado.[95]
Los exámenes adicionales pueden proporcionar información de algunos elementos de la enfermedad y tienden a ser usados para descartar otros diagnósticos. Los exámenes de sangre pueden identificar otras causas de demencia que no sea la EA,[49] que pueden ser, en pocos casos, enfermedades reversibles.[96] El examen psicológico para la depresión es de valor, puesto que la depresión puede aparecer de manera concomitante con la EA, o bien ser la causa de los trastornos cognitivos.[97] [98]
En los casos en que estén disponibles imágenes neurológicas especializadas, como la TEP o la tomografía de fotón único, se pueden usar para confirmar el diagnóstico del Alzheimer junto con las evaluaciones del estatus mental del individuo.[99] La capacidad de una tomografía computarizada por emisión de fotón único para distinguir entre la EA y otras posibles causas en alguien que ya fue diagnosticado de demencia, parece ser superior que los intentos de diagnóstico por exámenes mentales y que la historia del paciente.[100] Una nueva técnica, conocida como PiB PET se ha desarrollado para tomar imágenes directamente y de forma clara, de los depósitos beta-amiloides in vivo, con el uso de un radiofármaco que se une selectivamente a los depósitos A?.[101] Otro marcado objetivo reciente de la enfermedad de Alzheimer es el análisis del líquido cefalorraquídeo en busca de amiloides beta o proteínas tau.[102] Ambos avances de la imagen médica han producido propuestas para cambios en los criterios diagnósticos.[87] [49]
Tratamiento 
En la actualidad no existe cura para la enfermedad de Alzheimer, pero sí tratamientos que intentan reducir el grado de progresión de la enfermedad y sus síntomas, de modo que son de naturaleza paliativa. El tratamiento disponible se puede dividir en farmacológico, psicosocial y cuidados.
Tratamientos farmacológicos 
Se ha probado la eficacia de fármacos anticolinesterásicos que tienen una acción inhibidora de la colinesterasa, la enzima encargada de descomponer la acetilcolina (neurotransmisor que falta en la enfermedad de Alzheimer y que incide sustancialmente en la memoria y otras funciones cognitivas). Se han incorporado al tratamiento de la enfermedad nuevos fármacos que intervienen en la regulación de la neurotransmisión glutaminérgica. Con todo esto se ha mejorado el comportamiento del enfermo en cuanto a la apatía, la iniciativa y la capacidad funcional y las alucinaciones, mejorando su calidad de vida. Sin embargo, es preciso remarcar que en la actualidad (2008) la mejoría obtenida con dichos fármacos es discreta, es decir, no se ha conseguido alterar el curso de la demencia subyacente.
El primer fármaco anticolinesterásico comercializado fue la tacrina, hoy no empleada por su hepatotoxicidad. En 2008, en Europa y Norteamérica existen 4 fármacos disponibles, tres de ellos son inhibidores de la acetilcolinesterasa: donepezilo (comercializado como Aricept),[103] rivastigmina (comercializado como Exelon o Prometax)[104] incluyendo el parche de Exelon,[105] y galantamina (comercializado como Reminyl).[106] Los tres presentan un perfil de eficacia similar con parecidos efectos secundarios. Estos últimos suelen ser alteraciones gastrointestinales, anorexia y trastornos del ritmo cardíaco. El cuarto medicamento es un antagonista de los receptores NMDA, la memantina. Ninguno de los cuatro se indica para retardar o detener el progreso de la enfermedad.
La reducción en la actividad de las neuronas colinérgicas es una de las características reconocidas de la enfermedad de Alzheimer.[107] Los inhibidores de la acetilcolinesterasa se emplean para reducir la tasa de degradación de la acetilcolina, manteniendo así concentraciones adecuadas del neurotransmisor en el cerebro y deteniendo su pérdida causada por la muerte de las neuronas colinérgicas.[108] Existen evidencias de que estos medicamentos tienen eficacia en los estadios leves y moderados de la enfermedad,[109] aunque un poco menos de que sean útiles en la fase avanzada. Sólo el donepezilo se ha aprobado para este estado de la demencia.[110] El uso de estos fármacos en los trastornos cognitivos leves no ha mostrado ser capaz de retardar la aparición de la EA.[111] Los efectos adversos más comunes incluyen náuseas y vómitos, ambos ligados al exceso colinérgico que de ellos deriva. Estos efectos aparecen entre, aproximadamente, un 10 y un 20% de los usuarios y tienen severidad leve a moderada. Los efectos secundarios menos frecuentes incluyen calambres musculares, disminución de la frecuencia cardíaca, disminución del apetito y del peso corporal y un incremento en la producción de jugo gástrico.[112]
La memantina es un fármaco con un mecanismo de acción diferente,[113] que tiene su indicación en fases moderadas y avanzadas de la enfermedad. Su teórico mecanismo de acción se basa en antagonizar los receptores NMDA glutaminérgicos, usado en un principio como un agente anti-gripal.[114] El glutamato es un neurotransmisor excitatorio del sistema nervioso central. Al parecer, un exceso de estimulación glutaminérgica podría producir o inducir una serie de reacciones intraneuronales de carácter tóxico, causando la muerte celular por un proceso llamado excitotoxicidad que consiste en una sobreestimulación de los receptores del glutamato. Esta excitotoxicidad no sólo ocurre en pacientes con Alzheimer, sino también en otras enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple.[114] Los ensayos clínicos han demostrado una eficacia moderada en estos pacientes y un perfil de efectos secundarios aceptable. En 2005 se aprobó también su indicación en fases moderadas de la enfermedad, pero los efectos en las fases iniciales son aún desconocidos.[115] Los efectos adversos de la memantina son infrecuentes y leves e incluyen alucinaciones, confusión, mareos, dolor de cabeza y fatiga.[116] La combinación de memantina y donepezilo ha mostrado ser estadísticamente significativa pero marginalmente exitosa clínicamente.[117]
Además existen fármacos que mejoran algunos de los síntomas que produce esta enfermedad, entre los que se encuentran ansiolíticos, hipnóticos, neurolépticos y antidepresivos. Los fármacos antipsicóticos se indican para reducir la agresión y la psicosis en pacientes con Alzheimer que tienen problemas de conducta, pero se usan con moderación y no de forma rutinaria por razón de los serios efectos secundarios, incluyendo eventos cerebrovasculares, trastornos extrapiramidales y una reducción cognitiva.[118]
Intervención psicosocial 
Artículo principal: Rehabilitación psicosocial
Existen ciertas evidencias de que la estimulación de las capacidades cognitivas ayuda a ralentizar la pérdida de estas funciones y habilidades. Esta estimulación consiste en trabajar aquellas áreas que aún conserva el paciente, de forma que el entrenamiento permita compensar las pérdidas que el paciente está sufriendo con la enfermedad.
Las intervenciones psicosociales se usan conjuntamente con el tratamiento farmacológico y se clasifican en abordajes orientados al comportamiento, las emociones, lo cognitivo y la estimulación. Las investigaciones sobre la efectividad de estas intervenciones aún no se encuentran disponibles y, de hecho, rara vez son específicas a la EA, enfocándose en la demencia en general.[119]
Las intervenciones en el área del comportamiento intentan identificar y reducir los antecedentes y consecuencias de los problemas de conducta. Este abordaje no ha mostrado éxito en mejorar el funcionamiento general del paciente, en especial en relación con su entorno,[120] pero ha podido ayudar a reducir ciertos problemas específicos de comportamiento, como la incontinencia urinaria.[121] Existe aún una falta de datos de calidad sobre la efectividad de estas técnicas en otros problemas como las deambulaciones del paciente.[122] [123]
Las intervenciones orientadas a las emociones incluyen la terapia de validación, la terapia de reminiscencia, la psicoterapia de apoyo, la integración sensorial (también denominada snoezelen) y la terapia de presencia estimuladora. La psicoterapia de apoyo ha tenido poco estudio científico formal, pero algunos especialistas le encuentran utilidad en pacientes con trastornos leves.[119] La terapia de reminiscencia incluye la discusión de experiencias del pasado de manera individual o en grupo, muchas veces con la ayuda de fotografías, objetos del hogar, música y grabaciones u otras pertenencias del pasado. Igualmente, en esta terapia, no hay muchos estudios de calidad sobre su efectividad, aunque puede resultar beneficiosa para la reestructuración cognitiva y el humor.[124] La terapia con presencias estimuladas se basa en las teorías de la adherencia e implica escuchar voces grabadas de los familiares y seres más cercanos del paciente con Alzheimer. Las evidencias preliminares indican que dichas actividades reducen la ansiedad y los comportamientos desafiantes.[125] [126]
Finalmente, la terapia de validación se basa en la aceptación de la realidad y la experiencia personal de otras personas, mientras que la integración sensorial se basa en ejercicios guiados que estimulan los sentidos. Aún no hay suficientes evidencias que apoyen el uso de estas terapias en pacientes con Alzheimer.[127] [128]
La finalidad de las terapias cognitivo-conductuales, que incluyen la orientación y la rehabilitación cognitiva, es reducir las distorsiones cognitivas. La orientación hacia la realidad consiste en la presentación de información acerca de la época, el lugar o la persona con el fin de aliviar su entendimiento acerca de sus alrededores y el lugar que ellos juegan en dichos sitios. Por el otro lado, el entrenamiento cognitivo intenta mejorar las capacidades debilitadas al ejercitar las habilidades mentales del paciente. Ambos ejercicios han mostrado cierta efectividad en el mejoramiento de las capacidades cognitivas.[129] [130] Sin embargo, en algunos estudios, estos efectos fueron transitorios y en otros tenían un efecto negativo, pues añadían frustración al paciente, según los reportes.[119]
Los tratamientos orientados a la estimulación incluyen la arteterapia, la musicoterapia y las terapias asistidas por mascotas, el ejercicio físico y cualquier actividad recreacional. La estimulación tiene apoyo modesto al ser aplicado con la intención de mejorar la conducta, el humor y, en menor grado, el funcionamiento del paciente. Sin embargo, si bien son efectos importantes, el principal beneficio reportado entre las terapias de estimulación es el mejoramiento en las rutinas de la vida diaria del paciente.[119]
Cuidados 
Debido a que el Alzheimer no tiene cura, con el tiempo el paciente cae en un estado de imposibilidad de autosuficiencia para cuidar de sí mismos, por lo que los cuidados por terceros son una medida vital para esa deficiencia y deben ser abordados cuidadosamente durante el curso de la enfermedad.
En las fases tempranas y moderadas, las modificaciones al ambiente donde vive el paciente y a su estilo de vida, pueden darle seguridad y reducirle las cargas al cuidador.[131] [132] Algunos ejemplos de dichas modificaciones son la adherencia a rutinas simplificadas, como son la colocación de candados, el uso de una pulsera con el número de teléfono del cuidador (o soluciones más avanzadas como un localizador por GPS), el etiquetado de los objetos del hogar y el uso de utensilios modificados para la vida diaria.[133] [134] [119] Puede llegar el punto en que el paciente no sea capaz de alimentarse a sí mismo, de modo que debe empezar a ingerir sus alimentos en porciones más pequeñas o en dietas no sólidas con la ayuda de otras personas.[135] Cuando aparezca una dificultad para tragar, puede que sea indicado el uso de sondas gástricas. En tales casos, la efectividad médica y ética de tener que continuar alimentando al paciente son consideraciones importantes que deben tomar los cuidadores y los familiares del individuo.[136] [137] El uso de restricciones físicas rara vez se indica en cualquier fase de la enfermedad, aunque hay situaciones en que son necesarias para prevenir que el paciente con Alzheimer se dañe a sí mismo o a terceros.[119]
A medida que progresa la enfermedad, pueden aparecer distintas manifestaciones médicas, como las enfermedades orales y dentales, úlceras de presión, desnutrición, problemas de higiene o infecciones respiratorias, urinarias, de la piel o los ojos, entre otras. El manejo cuidado del paciente puede prevenir dichos problemas, pero de llegar a aparecer, deben ser tratados bajo supervisión médica.[138] [81] Durante las etapas finales de la enfermedad, el tratamiento se centra en mantener la calidad de vida hasta el fallecimiento.[139]
Otros tratamientos que se están investigando 
Se están realizando experimentos con vacunas. Están basados en la idea de que si el sistema inmune puede ser entrenado para reconocer y atacar la placa beta-amiloide, podría revertirse la deposición de amiloide y parar la enfermedad. Los resultados iniciales en animales fueron prometedores. Sin embargo, cuando las primeras vacunas se probaron en seres humanos en 2002, se produjo inflamación cerebral, concretamente meningoencefalitis, en una pequeña proporción de los participantes en el estudio, por lo que se detuvieron las pruebas. Se continuó estudiando a los participantes y se observó una mejora en lo que respecta a la lentitud del progreso de la enfermedad. Recientemente se ha descubierto que la inflamación cerebral estaba producida por una serie de péptidos que se incluían con la vacuna AN-179, por lo que se está investigando en la creación de una vacuna que no tenga dichos péptidos en su composición.
De estar esta enfermedad relacionada con la resistencia a la insulina, se presentan múltiples alternativas terapéuticas. Se está evaluando actualmente el uso de medicamentos empleados en el tratamiento de la diabetes. Estudios recientes muestran que la administración de insulina por vía intranasal mejora la función cognitiva de pacientes normales y con alzheimer. Una revisión sistemática de los ensayos clínicos hasta ahora desarrollados muestra resultados esperanzadores. Por otra parte, se ha propuesto el empleo de técnicas de inducción enzimática, con enzimas activas por la insulina.
En el campo de la prevención y educación en salud, un estilo de vida saludable, la práctica regular de algún tipo de actividad física y una dieta equilibrada, podrían prevenir la aparición de muchos casos de la enfermedad.
Otra de las áreas de investigación es la medicina regenerativa. Se trata de inyectar en el cerebro del paciente células madre embrionarias o adultas para intentar detener el deterioro cognitivo. Ya se han hecho experimentos en humanos con resultados positivos.
Prevención 
Ciertas actividades intelectuales, tales como el jugar ajedrez, así como las interacciones sociales regulares, han sido asociadas en estudios epidemiológicos con un reducido riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, no se ha encontrado aún una relación causal.
Los estudios globales sobre las diferentes medidas que se pueden tomar para prevenir o retardar la aparición de la enfermedad de Alzheimer han tenido resultados contradictorios y no se ha comprobado aún una relación causal entre los factores de riesgo y la enfermedad, ni se han atribuido a efectos secundarios específicos. Por el momento, no parece haber medidas definitivas para prevenir la aparición del Alzheimer.[140]
Varios estudios epidemiológicos han propuesto diversas relaciones entre ciertos factores modificables, tales como la dieta, los riesgos cardiovasculares, productos farmacéuticos o las actividades intelectuales entre otros, y la probabilidad de que en una población aparezca la EA. Por ahora se necesitan más investigaciones y ensayos clínicos para comprobar si estos factores ayudan a prevenirla.[141]
Los componentes de una dieta mediterránea, que incluyen frutas y vegetales, pan, cebada y otros cereales, aceite de oliva, pescados y vino tinto, pueden de manera individual o colectiva, reducir el riesgo y el curso de la enfermedad de Alzheimer.[142] Varias vitaminas, tales como la vitamina B12, B3, C o el ácido fólico parecen estar relacionadas con una reducción del riesgo de la EA.[143] Sin embargo, otros estudios han indicado que no tienen un efecto significativo en el desarrollo o el curso de la enfermedad, además de que pueden tener efectos secundarios importantes.[144] La curcumina del curry ha mostrado cierta eficacia en la prevención de daño cerebral en modelos de ratón.[145]
A pesar de que los riesgos cardiovasculares, como la hipercolesterolemia, hipertensión arterial, la diabetes y el tabaquismo, están asociados a un mayor riesgo de desarrollo y progresión de la EA,[146] [147] las estatinas, que son medicamentos que disminuyen la concentración de colesterol en el plasma sanguíneo, no han sido efectivas en la prevención o mejoramiento de la EA.[148] [149] Sin embargo, en algunos individuos, el uso a largo plazo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), está vinculado con una reducción de la probabilidad de padecerla.[150] Otros fármacos y terapias, como el reemplazo de hormonas en las mujeres, han dejado de ser aconsejadas como medidas preventivas del Alzheimer.[151] [152] Se incluye también un reporte en 2007 que concluyó la falta de evidencias significativas y la presencia de inconsistencias en el uso de ginkgo biloba para mejorar los trastornos cognitivos.[153]
Hay diferentes actividades intelectuales, como el jugar ajedrez, la lectura, el completar crucigramas o las interacciones sociales frecuentes, que parecen retardar la aparición y reducir la severidad del Alzheimer.[154] [155] El hablar varios idiomas también parece estar vinculado a la aparición tardía de la enfermedad.[156]
Otros estudios han demostrado que hay un aumento en el riesgo de la aparición del Alzheimer con la exposición a campos magnéticos,[157] [158] la ingestión de metales, en particular de aluminio,[159] [160] o la exposición a ciertos solventes.[161] La calidad de algunos de estos estudios ha sido criticada,[162] y otros estudios han concluido que no hay una relación entre estos factores ambientales y la aparición del Alzheimer.[163] [164] [165] [166]
 
El Alzheimer en la televisión y en la red 
Las siguientes series, peliculas o dibujos (animes) tratan el tema del mal de Alzheimer:
Referencias 
  1. Según indican las Academias del español, «aunque la pronunciación etimológica del apellido alemán es [álts-haimer] (en AFI ??alts hai m?), en español se pronuncia normalmente como se escribe: [alséimer, alzéimer]». DPD (2005), Entrada de alzheimer
  2. Se ha reportado que, por término medio, la enfermedad de Alzheimer tiene una sobrevida después del diagnóstico entre:
    • 10 años: MUNOZ CHACON, Yalile. Demencia, el reto del presente siglo (artículo completo disponible en español). Acta méd. costarric. [online]. jun. 2003, vol.45, no.2 [citado 02 Enero 2010], p.42-42. ISSN 0001-6002.
    • 8-10 años: La enfermedad de Alzheimer en el año 2000 (artículo completo disponible en español). Rev Panam Salud Publica [online]. 2001, vol.10, n.4 [cited 2010-01-03], pp. 268-276. ISSN 1020-4989. doi: 10.1590/S1020-49892001001000012.
    • 7-9 años: DONOSO S, Archibaldo y BEHRENS P, María Isabel. Variabilidad y variantes de la enfermedad de Alzheimer (artículo completo disponible en español). Rev. méd. Chile [online]. 2005, vol.133, n.4 [citado 2010-01-02], pp. 477-482. ISSN 0034-9887. doi: 10.4067/S0034-98872005000400013.
    • 7-8 años: DONOSO S, Archibaldo. La enfermedad de Alzheimer (artículo completo disponible en español). Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.41 supl.2 Santiago nov. 2003. Último acceso 2 de enero de 2010. ISSN 0717-9227. doi: 10.4067/S0717-92272003041200003
  3. E. Kraepelin. Psychiatrie: Ein Lehrbuch für Studierende und Ärzte. II. Band (Barth Verlag, Leipzig, 1910)
  4. A. Alzheimer. Allg. Z. Psychiatr. 64,146 (1907)
  5. A. Alzheimer. Z. Ges. Neurol. Psychiat. 4, 356 (1911)
  6. a b Bermejo-Pareja F, Benito-León J, Vega S, Medrano MJ, Román GC (January de 2008). «Incidence and subtypes of dementia in three elderly populations of central Spain» J. Neurol. Sci.. Vol. 264. n.º 1-2. pp. 63–72. DOI 10.1016/j.jns.2007.07.021PMID 17727890.
  7. a b Di Carlo A, Baldereschi M, Amaducci L, et al (January de 2002). «Incidence of dementia, Alzheimer's disease, and vascular dementia in Italy. The ILSA Study» J Am Geriatr Soc. Vol. 50. n.º 1. pp. 41–8. PMID 12028245.
  8. Andersen K, Launer LJ, Dewey ME, et al (December de 1999). «Gender differences in the incidence of AD and vascular dementia: The EURODEM Studies. EURODEM Incidence Research Group» Neurology. Vol. 53. n.º 9. pp. 1992–7. PMID 10599770.
  9. 2000 U.S. estimates:
  10. a b Ferri CP, Prince M, Brayne C, et al (December de 2005). «Global prevalence of dementia: a Delphi consensus study» Lancet. Vol. 366. n.º 9503. pp. 2112–7. DOI 10.1016/S0140-6736(05)67889-0PMID 16360788.
  11. World Health Organization (2006). Neurological Disorders: Public Health Challenges. Switzerland: World Health Organization, pp. 204–207. ISBN 978-92-4-156336-9.
  12. 2006 prevalence estimate:
  13. Shen ZX (2004). «Brain cholinesterases: II. The molecular and cellular basis of Alzheimer's disease» Med. Hypotheses. Vol. 63. n.º 2. pp. 308–21. DOI 10.1016/j.mehy.2004.02.031PMID 15236795.
  14. a b Wenk GL (2003). «Neuropathologic changes in Alzheimer's disease» J Clin Psychiatry. Vol. 64 Suppl 9. pp. 7–10. PMID 12934968.
  15. Hardy J, Allsop D (October de 1991). «Amyloid deposition as the central event in the aetiology of Alzheimer's disease» Trends Pharmacol. Sci.. Vol. 12. n.º 10. pp. 383–88. PMID 1763432.
  16. a b Mudher A, Lovestone S (January de 2002). «Alzheimer's disease-do tauists and baptists finally shake hands?» Trends Neurosci.. Vol. 25. n.º 1. pp. 22–26. PMID 11801334.
  17. Nistor M, Don M, Parekh M, et al (October de 2007). «Alpha- and beta-secretase activity as a function of age and beta-amyloid in Down syndrome and normal brain» Neurobiol. Aging. Vol. 28. n.º 10. pp. 1493–1506. DOI 10.1016/j.neurobiolaging.2006.06.023PMID 16904243.
  18. Lott IT, Head E (March de 2005). «Alzheimer disease and Down syndrome: factors in pathogenesis» Neurobiol. Aging. Vol. 26. n.º 3. pp. 383–89. DOI 10.1016/j.neurobiolaging.2004.08.005PMID 15639317.
  19. Polvikoski T, Sulkava R, Haltia M, et al (November de 1995). «Apolipoprotein E, dementia, and cortical deposition of beta-amyloid protein» N. Engl. J. Med.. Vol. 333. n.º 19. pp. 1242–47. PMID 7566000.
  20. Ratones trasgénicos:
    • Games D, Adams D, Alessandrini R, et al (February de 1995). «Alzheimer-type neuropathology in transgenic mice overexpressing V717F beta-amyloid precursor protein» Nature. Vol. 373. n.º 6514. pp. 523–27. DOI 10.1038/373523a0PMID 7845465.
    • Masliah E, Sisk A, Mallory M, Mucke L, Schenk D, Games D (September de 1996). «Comparison of neurodegenerative pathology in transgenic mice overexpressing V717F beta-amyloid precursor protein and Alzheimer's disease» J. Neurosci.. Vol. 16. n.º 18. pp. 5795–811. PMID 8795633.
    • Hsiao K, Chapman P, Nilsen S, et al (October de 1996). «Correlative memory deficits, Abeta elevation, and amyloid plaques in transgenic mice» Science (journal). Vol. 274. n.º 5284. pp. 99–102. PMID 8810256.
  21. Holmes C, Boche D, Wilkinson D, et al (July de 2008). «Long-term effects of Abeta42 immunisation in Alzheimer's disease: follow-up of a randomised, placebo-controlled phase I trial» Lancet. Vol. 372. n.º 9634. pp. 216–23. DOI 10.1016/S0140-6736(08)61075-2PMID 18640458.
  22. Schmitz C, Rutten BP, Pielen A, et al (April de 2004). «Hippocampal neuron loss exceeds amyloid plaque load in a transgenic mouse model of Alzheimer's disease» Am. J. Pathol.. Vol. 164. n.º 4. pp. 1495–1502. PMC 1615337PMID 15039236.
  23. Goedert M, Spillantini MG, Crowther RA (July de 1991). «Tau proteins and neurofibrillary degeneration» Brain Pathol.. Vol. 1. n.º 4. pp. 279–86. PMID 1669718.
  24. Chun W, Johnson GV (2007). «The role of tau phosphorylation and cleavage in neuronal cell death» Front. Biosci.. Vol. 12. pp. 733–56. PMID 17127334.
  25. Stewart R, Liolitsa D. Type 2 diabetes mellitus, cognitive impairment and dementia. Diabet Med. 1999 Feb;16(2):93-112. PMID: 10229302.
  26. Diabetes y Alzheimer:
    • Biessels GJ, Kappelle LJ; Utrecht Diabetic Encephalopathy Study Group. [Increased risk of Alzheimer's disease in Type II diabetes: insulin resistance of the brain or insulin-induced amyloid pathology?] (en inglés). Biochem Soc Trans. 2005 Nov;33(Pt 5):1041-4. PMID: 16246041.
    • Pasquier F, Boulogne A, Leys D, Fontaine P. Diabetes mellitus and dementia. (en inglés). Diabetes Metab. 2006 Nov;32(5 Pt 1):403-14. PMID: 17110895.
    • Reed BR, Mungas DM, Kramer JH, Ellis W, Vinters HV, Zarow C, Jagust WJ, Chui HC. Profiles of neuropsychological impairment in autopsy-defined Alzheimer's disease and cerebrovascular disease. Brain. 2007 Mar;130(Pt 3):731-9. Epub 2007 Jan 31. PMID: 17267522.
  27. Jagua A, Avila A. Insulina y enfermedad de Alzheimer: una diabetes tipo 3? Rev Fac Med Univ Nac Colomb 2007; 55(1):6-70
  28. Suay Llopis, Loreto; Ballester Díez, Ferran (2002) Revisión de los estudios sobre exposición al aluminio y enfermedad de Alzheimer, en Revista Española de Salud Pública, noviembre-diciembre de 2002, Vol. 76, n.º 6. Ministerio de Sanidad y Consumo, España
  29. FERREIRA, Pricilla Costa, PIAI, Kamila de Almeida, TAKAYANAGUI, Angela Maria Magosso et al. Aluminum as a risk factor for Alzheimer's disease. Rev. Latino-Am. Enfermagem [online]. 2008, vol. 16, no. 1 [citado 2008-09-10], pp. 151-157. Disponible en la World Wide Web: [1]. ISSN 0104-1169. doi: 10.1590/S0104-11692008000100023
  30. a b Tiraboschi P, Hansen LA, Thal LJ, Corey-Bloom J (June de 2004). «The importance of neuritic plaques and tangles to the development and evolution of AD» Neurology. Vol. 62. n.º 11. pp. 1984–9. PMID 15184601.
  31. Bouras C, Hof PR, Giannakopoulos P, Michel JP, Morrison JH (1994). «Regional distribution of neurofibrillary tangles and senile plaques in the cerebral cortex of elderly patients: a quantitative evaluation of a one-year autopsy population from a geriatric hospital» Cereb. Cortex. Vol. 4. n.º 2. pp. 138–50. PMID 8038565.
  32. Hashimoto M, Rockenstein E, Crews L, Masliah E (2003). «Role of protein aggregation in mitochondrial dysfunction and neurodegeneration in Alzheimer's and Parkinson's diseases» Neuromolecular Med.. Vol. 4. n.º 1-2. pp. 21–36. DOI 10.1385/NMM:4:1-2:21PMID 14528050.
  33. Priller C, Bauer T, Mitteregger G, Krebs B, Kretzschmar HA, Herms J (July de 2006). «Synapse formation and function is modulated by the amyloid precursor protein» J. Neurosci.. Vol. 26. n.º 27. pp. 7212–21. DOI 10.1523/JNEUROSCI.1450-06.2006PMID 16822978.
  34. Turner PR, O'Connor K, Tate WP, Abraham WC (May de 2003). «Roles of amyloid precursor protein and its fragments in regulating neural activity, plasticity and memory» Prog. Neurobiol.. Vol. 70. n.º 1. pp. 1–32. PMID 12927332.
  35. Hooper NM (April de 2005). «Roles of proteolysis and lipid rafts in the processing of the amyloid precursor protein and prion protein» Biochem. Soc. Trans.. Vol. 33. n.º Pt 2. pp. 335–8. DOI 10.1042/BST0330335PMID 15787600.
  36. Ohnishi S, Takano K (March de 2004). «Amyloid fibrils from the viewpoint of protein folding» Cell. Mol. Life Sci.. Vol. 61. n.º 5. pp. 511–24. DOI 10.1007/s00018-003-3264-8PMID 15004691.
  37. Hernández F, Avila J (September de 2007). «Tauopathies» Cell. Mol. Life Sci.. Vol. 64. n.º 17. pp. 2219–33. DOI 10.1007/s00018-007-7220-xPMID 17604998.
  38. Van Broeck B, Van Broeckhoven C, Kumar-Singh S (2007). «Current insights into molecular mechanisms of Alzheimer disease and their implications for therapeutic approaches» Neurodegener Dis. Vol. 4. n.º 5. pp. 349–65. DOI 10.1159/000105156PMID 17622778.
  39. Yankner BA, Duffy LK, Kirschner DA (October de 1990). «Neurotrophic and neurotoxic effects of amyloid beta protein: reversal by tachykinin neuropeptides» Science (journal). Vol. 250. n.º 4978. pp. 279–82. PMID 2218531.
  40. Chen X, Yan SD (December de 2006). «Mitochondrial Abeta: a potential cause of metabolic dysfunction in Alzheimer's disease» IUBMB Life. Vol. 58. n.º 12. pp. 686–94. DOI 10.1080/15216540601047767PMID 17424907.
  41. Greig NH, Mattson MP, Perry T, et al (December de 2004). «New therapeutic strategies and drug candidates for neurodegenerative diseases: p53 and TNF-alpha inhibitors,» Ann. N. Y. Acad. Sci.. Vol. 1035. pp. 290–315. DOI 10.1196/annals.1332.018PMID 15681814.
  42. a b c d Waring SC, Rosenberg RN (March de 2008). «Genome-wide association studies in Alzheimer disease» Arch. Neurol.. Vol. 65. n.º 3. pp. 329–34. DOI 10.1001/archneur.65.3.329PMID 18332245.
  43. Hoenicka J (2006 Mar 1-15). «Genes in Alzheimer's disease» Rev Neurol. Vol. 42. n.º 5. pp. 302–05. PMID 16538594.
  44. Campion D, Dumanchin C, Hannequin D, et al (September de 1999). «Early-onset autosomal dominant Alzheimer disease: prevalence, genetic heterogeneity, and mutation spectrum» Am. J. Hum. Genet.. Vol. 65. n.º 3. pp. 664–70. PMC 1377972DOI 10.1086/302553PMID 10441572.
  45. Selkoe DJ (June de 1999). «Translating cell biology into therapeutic advances in Alzheimer's disease» Nature. Vol. 399. n.º 6738 Suppl. pp. A23–31. PMID 10392577.
  46. Strittmatter WJ, Saunders AM, Schmechel D, et al (March de 1993). «Apolipoprotein E: high-avidity binding to beta-amyloid and increased frequency of type 4 allele in late-onset familial Alzheimer disease» Proc. Natl. Acad. Sci. USA. Vol. 90. n.º 5. pp. 1977–81. PMC 46003PMID 8446617.
  47. Waring SC, Rosenberg RN (March de 2008). «Genome-wide association studies in Alzheimer disease» Arch. Neurol.. Vol. 65. n.º 3. pp. 329–34. DOI 10.1001/archneur.65.3.329PMID 18332245.
  48. Seripa D, Matera MG, Franceschi M, et al (July de 2008). «The RELN locus in Alzheimer's disease» J Alzheimers Dis.. Vol. 14. n.º 3. pp. 335–44. PMID 18599960.
  49. a b c d e Waldemar, G. and Dubois, B. and Emre, M. and Georges, J. and McKeith, IG and Rossor, M. and Scheltens, P. and Tariska, P. and Winblad, B. (2007), "Recommendations for the diagnosis and management of Alzheimer's disease and other disorders associated with dementia: EFNS guideline.", European Journal of Neurology 14 (1): e1 
  50. Preclinicos:
    • Linn RT, Wolf PA, Bachman DL, et al (May de 1995). «The 'preclinical phase' of probable Alzheimer's disease. A 13-year prospective study of the Framingham cohort» Arch. Neurol.. Vol. 52. n.º 5. pp. 485–90. PMID 7733843.
    • Saxton J, Lopez OL, Ratcliff G, et al (December de 2004). «Preclinical Alzheimer disease: neuropsychological test performance 1.5 to 8 years prior to onset» Neurology. Vol. 63. n.º 12. pp. 2341–7. PMID 15623697.
    • Twamley EW, Ropacki SA, Bondi MW (September de 2006). «Neuropsychological and neuroimaging changes in preclinical Alzheimer's disease» J Int Neuropsychol Soc. Vol. 12. n.º 5. pp. 707–35. PMC 1621044DOI 10.1017/S1355617706060863PMID 16961952.
  51. Perneczky R, Pohl C, Sorg C, Hartmann J, Komossa K, Alexopoulos P, Wagenpfeil S, Kurz A (2006). «Complex activities of daily living in mild cognitive impairment: conceptual and diagnostic issues» Age Ageing. Vol. 35. n.º 3. pp. 240–245. DOI 10.1093/ageing/afj054PMID 16513677.
  52. MARTINS, Sergilaine Pereira and DAMASCENO, Benito Pereira. Prospective and retrospective memory in mild Alzheimer's disease. Arq. Neuro-Psiquiatr. [online]. 2008, vol. 66, no. 2b [cited 2008-09-10], pp. 318-322. Disponible en la World Wide Web: [2]. ISSN 0004-282X. doi: 10.1590/S0004-282X2008000300006
  53. Arnáiz E, Almkvist O (2003). «Neuropsychological features of mild cognitive impairment and preclinical Alzheimer's disease» Acta Neurol. Scand., Suppl.. Vol. 179. pp. 34–41. DOI 10.1034/j.1600-0404.107.s179.7.xPMID 12603249.
  54. Kazui H, Matsuda A, Hirono N, et al (2005). «Everyday memory impairment of patients with mild cognitive impairment» Dement Geriatr Cogn Disord. Vol. 19. n.º 5-6. pp. 331–7. DOI 10.1159/000084559PMID 15785034.
  55. Rapp MA, Reischies FM (2005). «Attention and executive control predict Alzheimer disease in late life: results from the Berlin Aging Study (BASE)» American Journal of Geriatric Psychiatry. Vol. 13. n.º 2. pp. 134–141. DOI 10.1176/appi.ajgp.13.2.134PMID 15703322.
  56. Spaan PE, Raaijmakers JG, Jonker C (2003). «Alzheimer's disease versus normal ageing: a review of the efficiency of clinical and experimental memory measures» Journal of Clinical Experimental Neuropsychology. Vol. 25. n.º 2. pp. 216–233. PMID 12754679.
  57. a b Craig D, Mirakhur A, Hart DJ, McIlroy SP, Passmore AP (2005). «A cross-sectional study of neuropsychiatric symptoms in 435 patients with Alzheimer's disease» American Journal of Geriatric Psychiatry. Vol. 13. n.º 6. pp. 460–468. DOI 10.1176/appi.ajgp.13.6.460PMID 15956265.
  58. Robert PH, Berr C, Volteau M, Bertogliati C, Benoit M, Sarazin M, Legrain S, Dubois B (2006). «Apathy in patients with mild cognitive impairment and the risk of developing dementia of Alzheimer's disease: a one-year follow-up study» Clin Neurol Neurosurg. Vol. 108. n.º 8. pp. 733–736. DOI 10.1016/j.clineuro.2006.02.003PMID 16567037.
  59. Palmer K, Berger AK, Monastero R, Winblad B, Bäckman L, Fratiglioni L (2007). «Predictors of progression from mild cognitive impairment to Alzheimer disease» Neurology. Vol. 68. n.º 19. pp. 1596–1602. DOI 10.1212/01.wnl.0000260968.92345.3fPMID 17485646.
  60. Small BJ, Gagnon E, Robinson B (April de 2007). «Early identification of cognitive deficits: preclinical Alzheimer's disease and mild cognitive impairment» Geriatrics. Vol. 62. n.º 4. pp. 19–23. PMID 17408315.
  61. Petersen RC (February de 2007). «The current status of mild cognitive impairment--what do we tell our patients?» Nat Clin Pract Neurol. Vol. 3. n.º 2. pp. 60–1. DOI 10.1038/ncpneuro0402PMID 17279076.
  62. a b c d e Förstl H, Kurz A (1999). «Clinical features of Alzheimer's disease» European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience. Vol. 249. n.º 6. pp. 288–290. PMID 10653284.
  63. Carlesimo GA, Oscar-Berman M (June de 1992). «Memory deficits in Alzheimer's patients: a comprehensive review» Neuropsychol Rev. Vol. 3. n.º 2. pp. 119–69. PMID 1300219.
  64. Jelicic M, Bonebakker AE, Bonke B (1995). «Implicit memory performance of patients with Alzheimer's disease: a brief review» International Psychogeriatrics. Vol. 7. n.º 3. pp. 385–392. DOI 10.1017/S1041610295002134PMID 8821346.
  65. a b c Frank EM (September de 1994). «Effect of Alzheimer's disease on communication function» J S C Med Assoc. Vol. 90. n.º 9. pp. 417–23. PMID 7967534.
  66. Becker JT, Overman AA (2002). «[The semantic memory deficit in Alzheimer's disease]» (en Spanish; Castilian). Rev Neurol. Vol. 35. n.º 8. pp. 777–83. PMID 12402233.
  67. Hodges JR, Patterson K (April de 1995). «Is semantic memory consistently impaired early in the course of Alzheimer's disease? Neuroanatomical and diagnostic implications» Neuropsychologia. Vol. 33. n.º 4. pp. 441–59. PMID 7617154.
  68. Benke T (December de 1993). «Two forms of apraxia in Alzheimer's disease» Cortex. Vol. 29. n.º 4. pp. 715–25. PMID 8124945.
  69. Forbes KE, Shanks MF, Venneri A (March de 2004). «The evolution of dysgraphia in Alzheimer's disease» Brain Res. Bull.. Vol. 63. n.º 1. pp. 19–24. DOI 10.1016/j.brainresbull.2003.11.005PMID 15121235.
  70. Galasko D, Schmitt F, Thomas R, Jin S, Bennett D (2005). «Detailed assessment of activities of daily living in moderate to severe Alzheimer's disease» Journal of the International Neuropsychology Society. Vol. 11. n.º 4. pp. 446–453. PMID 16209425.
  71. Galasko D, Schmitt F, Thomas R, Jin S, Bennett D (July de 2005). «Detailed assessment of activities of daily living in moderate to severe Alzheimer's disease» J Int Neuropsychol Soc. Vol. 11. n.º 4. pp. 446–53. PMID 16209425.
  72. Sartori G, Snitz BE, Sorcinelli L, Daum I (September de 2004). «Remote memory in advanced Alzheimer's disease» Arch Clin Neuropsychol. Vol. 19. n.º 6. pp. 779–89. DOI 10.1016/j.acn.2003.09.007PMID 15288331.
  73. [MedlinePlus] (julio de 2008). «Úlcera de decúbito» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 10 de septiembre de 2008.
  74. Volicer L, Harper DG, Manning BC, Goldstein R, Satlin A (May de 2001). «Sundowning and circadian rhythms in Alzheimer's disease» Am J Psychiatry. Vol. 158. n.º 5. pp. 704–11. PMID 11329390.
  75. Síntomas neuropsiquiátricos:
    • Scarmeas N, Brandt J, Blacker D, et al (December de 2007). «Disruptive behavior as a predictor in Alzheimer disease» Arch. Neurol.. Vol. 64. n.º 12. pp. 1755–61. DOI 10.1001/archneur.64.12.1755PMID 18071039.
    • Tatsch MF, Bottino CM, Azevedo D, et al (May de 2006). «Neuropsychiatric symptoms in Alzheimer disease and cognitively impaired, nondemented elderly from a community-based sample in Brazil: prevalence and relationship with dementia severity» Am J Geriatr Psychiatry. Vol. 14. n.º 5. pp. 438–45. DOI 10.1097/01.JGP.0000218218.47279.dbPMID 16670248.
    • Volicer L, Bass EA, Luther SL (October de 2007). «Agitation and resistiveness to care are two separate behavioral syndromes of dementia» J Am Med Dir Assoc. Vol. 8. n.º 8. pp. 527–32. DOI 10.1016/j.jamda.2007.05.005PMID 17931577.
  76. Honig LS, Mayeux R (June de 2001). «Natural history of Alzheimer's disease» Aging (Milano). Vol. 13. n.º 3. pp. 171–82. PMID 11442300.
  77. Gold DP, Reis MF, Markiewicz D, Andres D (January de 1995). «When home caregiving ends: a longitudinal study of outcomes for caregivers of relatives with dementia» J Am Geriatr Soc. Vol. 43. n.º 1. pp. 10–6. PMID 7806732.
  78. Souren LE, Franssen EH, Reisberg B (June de 1995). «Contractures and loss of function in patients with Alzheimer's disease» J Am Geriatr Soc. Vol. 43. n.º 6. pp. 650–5. PMID 7775724.
  79. Berkhout AM, Cools HJ, van Houwelingen HC (September de 1998). «The relationship between difficulties in feeding oneself and loss of weight in nursing-home patients with dementia» Age Ageing. Vol. 27. n.º 5. pp. 637–41. PMID 12675103.
  80. Wada H, Nakajoh K, Satoh-Nakagawa T, et al (2001). «Risk factors of aspiration pneumonia in Alzheimer's disease patients» Gerontology. Vol. 47. n.º 5. pp. 271–6. PMID 11490146.
  81. a b Gambassi G, Landi F, Lapane KL, Sgadari A, Mor V, Bernabei R (July de 1999). «Predictors of mortality in patients with Alzheimer's disease living in nursing homes» J. Neurol. Neurosurg. Psychiatr.. Vol. 67. n.º 1. pp. 59–65. PMC 1736445PMID 10369823.
  82. Bär M, Kruse A, Re S (December de 2003). «[Situations of emotional significance in residents suffering from dementia]» (en German). Z Gerontol Geriatr. Vol. 36. n.º 6. pp. 454–62. DOI 10.1007/s00391-003-0191-0PMID 14685735.
  83. Mendez MF (2006). «The accurate diagnosis of early-onset dementia» International Journal of Psychiatry Medicine. Vol. 36. n.º 4. pp. 401–412. PMID 17407994.
  84. Klafki HW, Staufenbiel M, Kornhuber J, Wiltfang J (November de 2006). «Therapeutic approaches to Alzheimer's disease» Brain. Vol. 129. n.º Pt 11. pp. 2840–55. DOI 10.1093/brain/awl280PMID 17018549.
  85. McKhann G, Drachman D, Folstein M, Katzman R, Price D, Stadlan EM (July de 1984). «Clinical diagnosis of Alzheimer's disease: report of the NINCDS-ADRDA Work Group under the auspices of Department of Health and Human Services Task Force on Alzheimer's Disease» Neurology. Vol. 34. n.º 7. pp. 939–44. PMID 6610841.
  86. «Dementia: Quick reference guide» (PDF). London: (UK) National Institute for Health and Clinical Excellence (November de 2006). Consultado el 22-02-2008.
  87. a b Dubois B, Feldman HH, Jacova C, et al (August de 2007). «Research criteria for the diagnosis of Alzheimer's disease: revising the NINCDS-ADRDA criteria» Lancet Neurol. Vol. 6. n.º 8. pp. 734–46. DOI 10.1016/S1474-4422(07)70178-3PMID 17616482.
  88. Blacker D, Albert MS, Bassett SS, Go RC, Harrell LE, Folstein MF (December de 1994). «Reliability and validity of NINCDS-ADRDA criteria for Alzheimer's disease. The National Institute of Mental Health Genetics Initiative» Arch. Neurol.. Vol. 51. n.º 12. pp. 1198–204. PMID 7986174.
  89. American Psychiatric Association (2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental disorders, 4th Edition Text Revision.
  90. Ito N (May de 1996). «[Clinical aspects of dementia]» (en Japanese). Hokkaido Igaku Zasshi. Vol. 71. n.º 3. pp. 315–20. PMID 8752526.
  91. Tombaugh TN, McIntyre NJ (September de 1992). «The mini-mental state examination: a comprehensive review» J Am Geriatr Soc. Vol. 40. n.º 9. pp. 922–35. PMID 1512391.
  92. Pasquier F (January de 1999). «Early diagnosis of dementia: neuropsychology» J. Neurol.. Vol. 246. n.º 1. pp. 6–15. PMID 9987708.
  93. Harvey PD, Moriarty PJ, Kleinman L, et al (2005). «The validation of a caregiver assessment of dementia: the Dementia Severity Scale» Alzheimer Dis Assoc Disord. Vol. 19. n.º 4. pp. 186–94. PMID 16327345.
  94. Antoine C, Antoine P, Guermonprez P, Frigard B (2004). «[Awareness of deficits and anosognosia in Alzheimer's disease.]» (en French). Encephale. Vol. 30. n.º 6. pp. 570–7. PMID 15738860.
  95. Cruz VT, Pais J, Teixeira A, Nunes B (2004). «[The initial symptoms of Alzheimer disease: caregiver perception]» (en Portuguese). Acta Med Port. Vol. 17. n.º 6. pp. 435–44. PMID 16197855.
  96. Clarfield AM (October de 2003). «The decreasing prevalence of reversible dementias: an updated meta-analysis» Arch. Intern. Med.. Vol. 163. n.º 18. pp. 2219–29. DOI 10.1001/archinte.163.18.2219PMID 14557220.
  97. Geldmacher DS, Whitehouse PJ (May de 1997). «Differential diagnosis of Alzheimer's disease» Neurology. Vol. 48. n.º 5 Suppl 6. pp. S2–9. PMID 9153154.
  98. Potter GG, Steffens DC (May de 2007). «Contribution of depression to cognitive impairment and dementia in older adults» Neurologist. Vol. 13. n.º 3. pp. 105–17. DOI 10.1097/01.nrl.0000252947.15389.a9PMID 17495754.
  99. Bonte FJ, Harris TS, Hynan LS, Bigio EH, White CL (July de 2006). «Tc-99m HMPAO SPECT in the differential diagnosis of the dementias with histopathologic confirmation» Clin Nucl Med. Vol. 31. n.º 7. pp. 376–8. DOI 10.1097/01.rlu.0000222736.81365.63PMID 16785801.
  100. Dougall NJ, Bruggink S, Ebmeier KP (2004). «Systematic review of the diagnostic accuracy of 99mTc-HMPAO-SPECT in dementia» Am J Geriatr Psychiatry. Vol. 12. n.º 6. pp. 554–70. DOI 10.1176/appi.ajgp.12.6.554PMID 15545324.
  101. Sobre el PiB PET:
    • Kemppainen NM, Aalto S, Karrasch M, et al (January de 2008). «Cognitive reserve hypothesis: Pittsburgh Compound B and fluorodeoxyglucose positron emission tomography in relation to education in mild Alzheimer's disease» Ann. Neurol.. Vol. 63. n.º 1. pp. 112–8. DOI 10.1002/ana.21212PMID 18023012.
    • Ikonomovic MD, Klunk WE, Abrahamson EE, et al (June de 2008). «Post-mortem correlates of in vivo PiB-PET amyloid imaging in a typical case of Alzheimer's disease» Brain. Vol. 131. n.º Pt 6. pp. 1630–45. PMC 2408940DOI 10.1093/brain/awn016PMID 18339640.
    • Jack CR, Lowe VJ, Senjem ML, et al (March de 2008). «11C PiB and structural MRI provide complementary information in imaging of Alzheimer's disease and amnestic mild cognitive impairment» Brain. Vol. 131. n.º Pt 3. pp. 665–80. DOI 10.1093/brain/awm336PMID 18263627.
  102. Marksteiner J, Hinterhuber H, Humpel C (June de 2007). «Cerebrospinal fluid biomarkers for diagnosis of Alzheimer's disease: beta-amyloid(1-42), tau, phospho-tau-181 and total protein» Drugs Today. Vol. 43. n.º 6. pp. 423–31. DOI 10.1358/dot.2007.43.6.1067341PMID 17612711.
  103. «Donepezil». US National Library of Medicine (Medline Plus) (08-01-2007). Consultado el 20-03-2008.
  104. «Rivastigmine». US National Library of Medicine (Medline Plus) (08-01-2007). Consultado el 20-03-2008.
  105. «Rivastigmine Transdermal». US National Library of Medicine (Medline Plus) (08-01-2007). Consultado el 20-03-2008.
  106. «Galantamine». US National Library of Medicine (Medline Plus) (08-01-2007). Consultado el 20-03-2008.
  107. Geula C, Mesulam MM (1995). «Cholinesterases and the pathology of Alzheimer disease» Alzheimer Dis Assoc Disord. Vol. 9 Suppl 2. pp. 23–28. PMID 8534419.
  108. Stahl SM (2000). «The new cholinesterase inhibitors for Alzheimer's disease, Part 2: illustrating their mechanisms of action» J Clin Psychiatry. Vol. 61. n.º 11. pp. 813–814. PMID 11105732.
  109. Birks J (2006). «Cholinesterase inhibitors for Alzheimer's disease» Cochrane Database Syst Rev. n.º 1. pp. CD005593. DOI 10.1002/14651858.CD005593PMID 16437532.
  110. Birks J, Harvey RJ (2006). «Donepezil for dementia due to Alzheimer's disease» Cochrane Database Syst Rev. n.º 1. pp. CD001190. DOI 10.1002/14651858.CD001190.pub2PMID 16437430.
  111. Raschetti R, Albanese E, Vanacore N, Maggini M (2007). «Cholinesterase inhibitors in mild cognitive impairment: a systematic review of randomised trials» PLoS Med. Vol. 4. n.º 11. pp. e338. DOI 10.1371/journal.pmed.0040338PMID 18044984.
  112. Información sobre los inhibidores de la acetilcolinesterasa:
  113. «Memantine». US National Library of Medicine (Medline) (04-01-2004). Consultado el 22-03-2008.
  114. a b Lipton SA (2006). «Paradigm shift in neuroprotection by NMDA receptor blockade: memantine and beyond» Nat Rev Drug Discov. Vol. 5. n.º 2. pp. 160–170. DOI 10.1038/nrd1958PMID 16424917.
  115. Areosa Sastre A, McShane R, Sherriff F (2004). «Memantine for dementia» Cochrane Database Syst Rev. n.º 4. pp. CD003154. DOI 10.1002/14651858.CD003154.pub2PMID 15495043.
  116. «Namenda Prescribing Information» (PDF). Forest Pharmaceuticals. Consultado el 19-02-2008.
  117. Raina P, Santaguida P, Ismaila A, et al (2008). «Effectiveness of cholinesterase inhibitors and memantine for treating dementia: evidence review for a clinical practice guideline» Annals of Internal Medicine. Vol. 148. n.º 5. pp. 379–397. PMID 18316756.
  118. Uso de antipsicóticos:
    • Ballard C, Waite J (2006). «The effectiveness of atypical antipsychotics for the treatment of aggression and psychosis in Alzheimer's disease» Cochrane Database Syst Rev. n.º 1. pp. CD003476. DOI 10.1002/14651858.CD003476.pub2PMID 16437455.
    • Ballard C, Lana MM, Theodoulou M, et al (2008). «A Randomised, Blinded, Placebo-Controlled Trial in Dementia Patients Continuing or Stopping Neuroleptics (The DART-AD Trial)» PLoS Med.. Vol. 5. n.º 4. pp. e76. DOI 10.1371/journal.pmed.0050076PMID 18384230.
    • Sink KM, Holden KF, Yaffe K (2005). «Pharmacological treatment of neuropsychiatric symptoms of dementia: a review of the evidence» JAMA. Vol. 293. n.º 5. pp. 596–608. DOI 10.1001/jama.293.5.596PMID 15687315.
  119. a b c d e f «Practice Guideline for the Treatment of Patients with Alzheimer's disease and Other Dementias» (PDF). American Psychiatric Association (October de 2007). doi:10.1176/appi.books.9780890423967.152139. Consultado el 28-12-2007.
  120. Bottino CM, Carvalho IA, Alvarez AM, et al (2005). «Cognitive rehabilitation combined with drug treatment in Alzheimer's disease patients: a pilot study» Clin Rehabil. Vol. 19. n.º 8. pp. 861–869. DOI 10.1191/0269215505cr911oaPMID 16323385.
  121. Doody RS, Stevens JC, Beck C, et al (2001). «Practice parameter: management of dementia (an evidence-based review). Report of the Quality Standards Subcommittee of the American Academy of Neurology» Neurology. Vol. 56. n.º 9. pp. 1154–1166. PMID 11342679.
  122. Hermans DG, Htay UH, McShane R (2007). «Non-pharmacological interventions for wandering of people with dementia in the domestic setting» Cochrane Database Syst Rev. n.º 1. pp. CD005994. DOI 10.1002/14651858.CD005994.pub2PMID 17253573.
  123. Robinson L, Hutchings D, Dickinson HO, et al (2007). «Effectiveness and acceptability of non-pharmacological interventions to reduce wandering in dementia: a systematic review» Int J Geriatr Psychiatry. Vol. 22. n.º 1. pp. 9–22. DOI 10.1002/gps.1643PMID 17096455.
  124. Woods B, Spector A, Jones C, Orrell M, Davies S (2005). «Reminiscence therapy for dementia» Cochrane Database Syst Rev. n.º 2. pp. CD001120. DOI 10.1002/14651858.CD001120.pub2PMID 15846613.
  125. Peak JS, Cheston RI (2002). «Using simulated presence therapy with people with dementia» Aging Ment Health. Vol. 6. n.º 1. pp. 77–81. DOI 10.1080/13607860120101095PMID 11827626.
  126. Camberg L, Woods P, Ooi WL, et al (1999). «Evaluation of Simulated Presence: a personalised approach to enhance well-being in persons with Alzheimer's disease» J Am Geriatr Soc. Vol. 47. n.º 4. pp. 446–452. PMID 10203120.
  127. Neal M, Briggs M (2003). «Validation therapy for dementia» Cochrane Database Syst Rev. n.º 3. pp. CD001394. DOI 10.1002/14651858.CD001394PMID 12917907.
  128. Chung JC, Lai CK, Chung PM, French HP (2002). «Snoezelen for dementia» Cochrane Database Syst Rev. n.º 4. pp. CD003152. DOI 10.1002/14651858.CD003152PMID 12519587.
  129. Spector A, Orrell M, Davies S, Woods B (2000). «Withdrawn: Reality orientation for dementia» Cochrane Database Syst Rev. n.º 3. pp. CD001119. DOI 10.1002/14651858.CD001119.pub2PMID 17636652.
  130. Spector A, Thorgrimsen L, Woods B, et al (2003). «Efficacy of an evidence-based cognitive stimulation therapy programme for people with dementia: randomised controlled trial» Br J Psychiatry. Vol. 183. pp. 248–254. DOI 10.1192/bjp.183.3.248PMID 12948999.
  131. Gitlin LN, Corcoran M, Winter L, Boyce A, Hauck WW (February de 2001). «A randomized, controlled trial of a home environmental intervention: effect on efficacy and upset in caregivers and on daily function of persons with dementia» Gerontologist. Vol. 41. n.º 1. pp. 4–14. PMID 11220813.
  132. Gitlin LN, Hauck WW, Dennis MP, Winter L (March de 2005). «Maintenance of effects of the home environmental skill-building program for family caregivers and individuals with Alzheimer's disease and related disorders» J. Gerontol. A Biol. Sci. Med. Sci.. Vol. 60. n.º 3. pp. 368–74. PMID 15860476.
  133. «Treating behavioral and psychiatric symptoms». Alzheimer's Association (2006). Consultado el 25-09-2006.
  134. Dunne TE, Neargarder SA, Cipolloni PB, Cronin-Golomb A (2004). «Visual contrast enhances food and liquid intake in advanced Alzheimer's disease» Clinical Nutrition. Vol. 23. n.º 4. pp. 533–538. DOI 10.1016/j.clnu.2003.09.015PMID 15297089.
  135. Dudek, Susan G. (2007). Nutrition essentials for nursing practice. Hagerstown, Maryland: Lippincott Williams & Wilkins, pp. 360. ISBN 0-7817-6651-6. Consultado el 19-08-2008.
  136. Dennehy C (2006). «Analysis of patients' rights: dementia and PEG insertion» Br J Nurs. Vol. 15. n.º 1. pp. 18–20. PMID 16415742.
  137. Chernoff R (April de 2006). «Tube feeding patients with dementia» Nutr Clin Pract. Vol. 21. n.º 2. pp. 142–6. PMID 16556924.
  138. Problemas médicos:
    • Head B (January de 2003). «Palliative care for persons with dementia» Home Healthc Nurse. Vol. 21. n.º 1. pp. 53–60; quiz 61. PMID 12544465.
    • Friedlander AH, Norman DC, Mahler ME, Norman KM, Yagiela JA (September de 2006). «Alzheimer's disease: psychopathology, medical management and dental implications» J Am Dent Assoc. Vol. 137. n.º 9. pp. 1240–51. PMID 16946428.
    • Belmin J (2007). «Practical guidelines for the diagnosis and management of weight loss in Alzheimer's disease: a consensus from appropriateness ratings of a large expert panel» J Nutr Health Aging. Vol. 11. n.º 1. pp. 33–7. PMID 17315078.
    • McCurry SM, Gibbons LE, Logsdon RG, Vitiello M, Teri L (October de 2003). «Training caregivers to change the sleep hygiene practices of patients with dementia: the NITE-AD project» J Am Geriatr Soc. Vol. 51. n.º 10. pp. 1455–60. PMID 14511168.
    • Perls TT, Herget M (December de 1995). «Higher respiratory infection rates on an Alzheimer's special care unit and successful intervention» J Am Geriatr Soc. Vol. 43. n.º 12. pp. 1341–4. PMID 7490383.
  139. Shega JW, Levin A, Hougham GW, et al (April de 2003). «Palliative Excellence in Alzheimer Care Efforts (PEACE): a program description» J Palliat Med. Vol. 6. n.º 2. pp. 315–20. DOI 10.1089/109662103764978641PMID 12854952.
  140. No hay pruebas que recomienden medidas preventivas:
    • Kawas CH (2006). «Medications and diet: protective factors for AD?» Alzheimer Dis Assoc Disord. Vol. 20. n.º 3 Suppl 2. pp. S89–96. PMID 16917203.
    • Luchsinger JA, Mayeux R (2004). «Dietary factors and Alzheimer's disease» Lancet Neurol. Vol. 3. n.º 10. pp. 579–87. DOI 10.1016/S1474-4422(04)00878-6PMID 15380154.
    • Luchsinger JA, Noble JM, Scarmeas N (2007). «Diet and Alzheimer's disease» Curr Neurol Neurosci Rep. Vol. 7. n.º 5. pp. 366–72. DOI 10.1007/s11910-007-0057-8PMID 17764625.
  141. Szekely CA, Breitner JC, Zandi PP (2007). «Prevention of Alzheimer's disease» Int Rev Psychiatry. Vol. 19. n.º 6. pp. 693–706. DOI 10.1080/09540260701797944PMID 18092245.
  142. Dieta mediterranea:
    • Scarmeas N, Stern Y, Mayeux R, Luchsinger JA (2006). «Mediterranean diet, Alzheimer disease, and vascular mediation» Arch. Neurol.. Vol. 63. n.º 12. pp. 1709–1717. DOI 10.1001/archneur.63.12.noc60109PMID 17030648.
    • Scarmeas N, Luchsinger JA, Mayeux R, Stern Y (2007). «Mediterranean diet and Alzheimer disease mortality» Neurology. Vol. 69. n.º 11. pp. 1084–93. DOI 10.1212/01.wnl.0000277320.50685.7cPMID 17846408.
    • Barberger-Gateau P, Raffaitin C, Letenneur L, Berr C, Tzourio C, Dartigues JF, Alpérovitch A (2007). «Dietary patterns and risk of dementia: the Three-City cohort study» Neurology. Vol. 69. n.º 20. pp. 1921–1930. DOI 10.1212/01.wnl.0000278116.37320.52PMID 17998483.
    • Dai Q, Borenstein AR, Wu Y, Jackson JC, Larson EB (2006). «Fruit and vegetable juices and Alzheimer's disease: the Kame Project» American Journal of Medicine. Vol. 119. n.º 9. pp. 751–759. DOI 10.1016/j.amjmed.2006.03.045PMID 16945610.
    • Savaskan E, Olivieri G, Meier F, Seifritz E, Wirz-Justice A, Müller-Spahn F (2003). «Red wine ingredient resveratrol protects from beta-amyloid neurotoxicity» Gerontology. Vol. 49. n.º 6. pp. 380–383. DOI 10.1159/000073766PMID 14624067.
  143. Presencia de vitaminas:
    • Morris MC, Schneider JA, Tangney CC (2006). «Thoughts on B-vitamins and dementia» J. Alzheimers Dis.. Vol. 9. n.º 4. pp. 429–33. PMID 16917152.
    • Landmark K (2006). «[Could intake of vitamins C and E inhibit development of Alzheimer dementia?]» (en Norwegian). Tidsskr. Nor. Laegeforen.. Vol. 126. n.º 2. pp. 159–61. PMID 16415937.
    • Luchsinger JA, Tang MX, Miller J, Green R, Mayeux R (2007). «Relation of higher folate intake to lower risk of Alzheimer disease in the elderly» Arch. Neurol.. Vol. 64. n.º 1. pp. 86–92. DOI 10.1001/archneur.64.1.86PMID 17210813.
    • Morris MC, Evans DA, Bienias JL, et al (August de 2004). «Dietary niacin and the risk of incident Alzheimer's disease and of cognitive decline» J. Neurol. Neurosurg. Psychiatr.. Vol. 75. n.º 8. pp. 1093–9. PMC 1739176DOI 10.1136/jnnp.2003.025858PMID 15258207.
  144. Vitaminas no previenen la enfermedad:
    • Morris MC, Evans DA, Schneider JA, Tangney CC, Bienias JL, Aggarwal NT (2006). «Dietary folate and vitamins B-12 and B-6 not associated with incident Alzheimer's disease» J. Alzheimers Dis.. Vol. 9. n.º 4. pp. 435–43. PMID 16917153.
    • Malouf M, Grimley EJ, Areosa SA (2003). «Folic acid with or without vitamin B12 for cognition and dementia» Cochrane Database Syst Rev. n.º 4. pp. CD004514. DOI 10.1002/14651858.CD004514PMID 14584018.
    • Sun Y, Lu CJ, Chien KL, Chen ST, Chen RC (2007). «Efficacy of multivitamin supplementation containing vitamins B6 and B12 and folic acid as adjunctive treatment with a cholinesterase inhibitor in Alzheimer's disease: a 26-week, randomised, double-blind, placebo-controlled study in Taiwanese patients» Clin Ther. Vol. 29. n.º 10. pp. 2204–14. DOI 10.1016/j.clinthera.2007.10.012PMID 18042476.
    • Boothby LA, Doering PL (2005). «Vitamin C and vitamin E for Alzheimer's disease» Ann Pharmacother. Vol. 39. n.º 12. pp. 2073–80. DOI 10.1345/aph.1E495PMID 16227450.
    • Gray SL, Anderson ML, Crane PK, Breitner JC, McCormick W, Bowen JD, Teri L, Larson E (2008). «Antioxidant vitamin supplement use and risk of dementia or Alzheimer's disease in older adults» J Am Geriatr Soc. Vol. 56. n.º 2. pp. 291–295. DOI 10.1111/j.1532-5415.2007.01531.xPMID 18047492.
  145. Curcumina en la dieta:
    • Garcia-Alloza M, Borrelli LA, Rozkalne A, Hyman BT, Bacskai BJ (2007). «Curcumin labels amyloid pathology in vivo, disrupts existing plaques, and partially restores distorted neurites in an Alzheimer mouse model» Journal of Neurochemistry. Vol. 102. n.º 4. pp. 1095–1104. DOI 10.1111/j.1471-4159.2007.04613.xPMID 17472706.
    • Lim GP, Chu T, Yang F, Beech W, Frautschy SA, Cole GM (2001). «The curry spice curcumin reduces oxidative damage and amyloid pathology in an Alzheimer transgenic mouse» Journal of Neuroscience. Vol. 21. n.º 21. pp. 8370–8377. PMID 11606625.
  146. Rosendorff C, Beeri MS, Silverman JM (2007). «Cardiovascular risk factors for Alzheimer's disease» Am J Geriatr Cardiol. Vol. 16. n.º 3. pp. 143–9. DOI 10.1111/j.1076-7460.2007.06696.xPMID 17483665.
  147. Gustafson D, Rothenberg E, Blennow K, Steen B, Skoog I (2003). «An 18-year follow-up of overweight and risk of Alzheimer disease» Arch. Intern. Med.. Vol. 163. n.º 13. pp. 1524–1528. DOI 10.1001/archinte.163.13.1524PMID 12860573.
  148. Reiss AB, Wirkowski E (2007). «Role of HMG-CoA reductase inhibitors in neurological disorders : progress to date» Drugs. Vol. 67. n.º 15. pp. 2111–2120. PMID 17927279.
  149. Kuller LH (2007). «Statins and dementia» Current Atherosclerosis Reports. Vol. 9. n.º 2. pp. 154–161. DOI 10.1007/s11883-007-0012-9PMID 17877925.
  150. Szekely CA, Breitner JC, Fitzpatrick AL, Rea TD, Psaty BM, Kuller LH, Zandi PP (2008). «NSAID use and dementia risk in the Cardiovascular Health Study: role of APOE and NSAID type» Neurology. Vol. 70. n.º 1. pp. 17–24. DOI 10.1212/01.wnl.0000284596.95156.48PMID 18003940.
  151. Craig MC, Murphy DG (2007). «Estrogen: effects on normal brain function and neuropsychiatric disorders» Climacteric. Vol. 10 Suppl 2. pp. 97–104. DOI 10.1080/13697130701598746PMID 17882683.
  152. Mori K, Takeda M (2007). «Hormone replacement Up-to-date. Hormone replacement therapy and brain function» (en Japanese). Clin Calcium. Vol. 17. n.º 9. pp. 1349–1354. PMID 17767023.
  153. Birks J, Grimley Evans J (2007). «Ginkgo biloba for cognitive impairment and dementia» Cochrane Database Syst Rev. n.º 2. pp. CD003120. DOI 10.1002/14651858.CD003120.pub2PMID 17443523.
  154. Verghese J, Lipton R, Katz M, Hall C, Derby C, Kuslansky G, Ambrose A, Sliwinski M, Buschke H (2003). «Leisure activities and the risk of dementia in the elderly» N Engl J Med. Vol. 348. n.º 25. pp. 2508–2516DOI 10.1056/NEJMoa022252PMID 12815136.
  155. Bennett DA, Schneider JA, Tang Y, Arnold SE, Wilson RS (2006). «The effect of social networks on the relation between Alzheimer's disease pathology and level of cognitive function in old people: a longitudinal cohort study» Lancet Neurol. Vol. 5. n.º 5. pp. 406–412. DOI 10.1016/S1474-4422(06)70417-3PMID 16632311.
  156. Bialystok E, Craik FIM, Freedman M (2007). «Bilingualism as a protection against the onset of symptoms of dementia» Neuropsychologia. Vol. 42. n.º 2. pp. 459–464. DOI 10.1016/j.neuropsychologia.2006.10.009.
  157. Davanipour Z, Tseng CC, Lee PJ, Sobel E (2007). «A case-control study of occupational magnetic field exposure and Alzheimer's disease: results from the California Alzheimer's Disease Diagnosis and Treatment Centers» BMC Neurol. Vol. 7. pp. 13. DOI 10.1186/1471-2377-7-13PMID 17559686.
  158. Qiu C, Fratiglioni L, Karp A, Winblad B, Bellander T (2004). «Occupational exposure to electromagnetic fields and risk of Alzheimer's disease» Epidemiology. Vol. 15. n.º 6. pp. 687–694. DOI 10.1097/01.ede.0000142147.49297.9dPMID 15475717.
  159. Shcherbatykh I, Carpenter DO (May de 2007). «The role of metals in the etiology of Alzheimer's disease» J. Alzheimers Dis.. Vol. 11. n.º 2. pp. 191–205. PMID 17522444.
  160. Rondeau V, Commenges D, Jacqmin-Gadda H, Dartigues JF (July de 2000). «Relation between aluminum concentrations in drinking water and Alzheimer's disease: an 8-year follow-up study» Am. J. Epidemiol.. Vol. 152. n.º 1. pp. 59–66. PMC 2215380PMID 10901330.
  161. Kukull WA, Larson EB, Bowen JD, et al (June de 1995). «Solvent exposure as a risk factor for Alzheimer's disease: a case-control study» Am. J. Epidemiol.. Vol. 141. n.º 11. pp. 1059–71; discussion 1072–9. PMID 7771442.
  162. Santibáñez M, Bolumar F, García AM (2007). «Occupational risk factors in Alzheimer's disease: a review assessing the quality of published epidemiological studies» Occupational and Environmental Medicine. Vol. 64. n.º 11. pp. 723–732. DOI 10.1136/oem.2006.028209PMID 17525096.
  163. Seidler A, Geller P, Nienhaus A, Bernhardt T, Ruppe I, Eggert S, Hietanen M, Kauppinen T, Frölich L (2007). «Occupational exposure to low frequency magnetic fields and dementia: a case-control study» Occup Environ Med. Vol. 64. n.º 2. pp. 108–114. DOI 10.1136/oem.2005.024190PMID 17043077.
  164. Rondeau V (2002). «A review of epidemiologic studies on aluminum and silica in relation to Alzheimer's disease and associated disorders» Rev Environ Health. Vol. 17. n.º 2. pp. 107–21. PMID 12222737.
  165. Martyn CN, Coggon DN, Inskip H, Lacey RF, Young WF (May de 1997). «Aluminum concentrations in drinking water and risk of Alzheimer's disease» Epidemiology. Vol. 8. n.º 3. pp. 281–6. PMID 9115023.
  166. Graves AB, Rosner D, Echeverria D, Mortimer JA, Larson EB (September de 1998). «Occupational exposures to solvents and aluminium and estimated risk of Alzheimer's disease» Occup Environ Med. Vol. 55. n.º 9. pp. 627–33. PMC 1757634PMID 9861186.
 

Última actualización el Jueves, 09 de Junio de 2011 14:05
 
Contacto

 

Llámenos
(+57)(5)(358 5914)
 
(+57)(312 3566147)

 

Quién está en línea?

Tenemos 38 invitados conectado(s)

Change language

Bookmark and Share

Contador de Visitas

contador de visitas